¿Qué es el malware sin archivos? Todo sobre ello (2023)

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es el malware sin archivos? Todo sobre ello (2023)

¿Qué es el malware sin archivos? 

A medida que avanza la tecnología y aumenta nuestra dependencia de los sistemas digitales, también lo hacen la sofisticación y la persistencia de las ciberamenazas. Una de estas amenazas en evolución es el malware sin archivos, un adversario formidable que opera en un nivel totalmente nuevo de sigilo y astucia. Pero, ¿qué es exactamente el malware sin archivos y qué lo hace tan escurridizo y peligroso?

En esta entrada de blog, nos adentraremos en el mundo del malware sin archivos, explorando sus características definitorias, métodos de infiltración, técnicas comunes y ataques notables. También hablaremos de las estrategias de detección y prevención, dotándole de los conocimientos necesarios para defenderse de esta insidiosa amenaza.

Resumen

  • El malware sin archivos es un tipo de software malicioso que opera en la memoria del ordenador en lugar de instalarse en el disco duro.
  • Utiliza herramientas y servicios legítimos del sistema para realizar actividades maliciosas, lo que dificulta su detección y eliminación.
  • Las actualizaciones periódicas del sistema, los permisos de usuario limitados y las herramientas de detección basadas en el comportamiento pueden ayudar a protegerse contra el malware sin archivos.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Definición del malware sin archivos

El malware sin archivos es un tipo de código malicioso que se ejecuta en la memoria y no necesita ningún archivo almacenado en el disco. Esta naturaleza basada en la memoria le permite ocultarse dentro de aplicaciones legítimas y explotar las vulnerabilidades existentes en navegadores y programas como Java y Flash, así como infiltrarse en los sistemas a través de campañas de phishing. ¿El resultado? Una forma de malware muy sigilosa que puede pasar desapercibida para el software antivirus tradicional y los productos de seguridad para puntos finales.

Detectar el malware sin archivos no es tarea fácil, como tampoco lo es prevenirlo. Para contrarrestar esta amenaza, las organizaciones deben adoptar un enfoque de varios niveles que abarque las actualizaciones y los parches del sistema, la formación en ciberseguridad de los empleados y la supervisión de las herramientas nativas. Si comprendemos los entresijos del malware sin archivos y nos mantenemos alerta en nuestras defensas, podremos minimizar los riesgos que plantea este escurridizo ciberadversario.

Cómo se infiltra el malware sin archivos en los sistemas

El malware sin archivos accede principalmente a los sistemas informáticos aprovechando las vulnerabilidades del sistema o a través de campañas de phishing.

En las siguientes subsecciones, exploraremos estos dos métodos con más detalle, arrojando luz sobre cómo el malware sin archivos puede infiltrarse en los sistemas y ejecutar sus actividades maliciosas.

Explotar las vulnerabilidades del software

Las vulnerabilidades del software son defectos o puntos débiles del software que pueden ser utilizados por los atacantes para obtener acceso a los sistemas o llevar a cabo actividades maliciosas. El malware sin archivos puede explotar estas debilidades en software y aplicaciones de uso común, lo que le permite acceder al sistema y ejecutar código malicioso sin necesidad de descargar un archivo. Algunos ejemplos tristemente célebres de malware sin archivos que aprovecha vulnerabilidades de software son el ransomware WannaCry, cuyo objetivo era una vulnerabilidad del sistema operativo Windows, y el malware NotPetya, que aprovechaba una vulnerabilidad del protocolo Windows Server Message Block.

Para evitar que el malware sin archivos se aproveche de las vulnerabilidades del software, es crucial mantener los sistemas actualizados y parcheados, proporcionar a los empleados formación en ciberseguridad y vigilar de cerca las herramientas nativas. Permaneciendo vigilantes y proactivos, podemos minimizar las posibilidades de ser víctimas de ataques de malware sin archivos.

Campañas de phishing

El phishing es un tipo de ataque de ingeniería social que consiste en enviar correos electrónicos o enlaces maliciosos a víctimas desprevenidas. Los atacantes utilizan estos correos electrónicos para intentar que las víctimas hagan clic en enlaces maliciosos o descarguen archivos adjuntos maliciosos, que luego pueden utilizarse para entregar cargas útiles de malware sin archivos. Los lectores de Microsoft Office y PDF son especialmente vulnerables, ya que ofrecen amplias oportunidades a los atacantes para ejecutar código malicioso.

Un ejemplo notable de un ataque de malware sin archivos que aprovechó campañas de phishing es la Operación Cobalt Kitty, en la que se utilizó un correo electrónico de spear-phishing para comprometer más de 40 PC y servidores dentro de una corporación asiática.

Al educar a los empleados sobre cómo reconocer y evitar los intentos de phishing y las tácticas de ingeniería social, las organizaciones pueden reducir la probabilidad de que el malware sin archivos se infiltre en sus sistemas a través de este tipo de campañas.

Técnicas comunes de malware sin archivos

El malware sin archivos emplea diversas técnicas sigilosas para eludir la detección y causar estragos en sus víctimas. Algunas de las estrategias más comunes incluyen la inyección de código en memoria, la manipulación del registro de Windows y el aprovechamiento de herramientas nativas.

En las siguientes subsecciones, profundizaremos en cada una de estas técnicas, ilustrando su naturaleza astuta y su capacidad para evadir las medidas de seguridad tradicionales.

Inyección de código en la memoria

La inyección de código en memoria es una técnica que permite al malware sin archivos ocultar código malicioso dentro de la memoria de aplicaciones legítimas, lo que le permite ejecutarse sin ser detectado. Aprovechando las vulnerabilidades de programas que suelen ser objetivo de ataques, como Flash, Java y los navegadores, el malware sin archivos puede inyectar su código malicioso en la memoria del ordenador objetivo y permanecer prácticamente invisible para el software antivirus tradicional.

Para ayudar aún más a eludir la detección, el malware sin archivos utiliza a menudo empaquetadores, herramientas que comprimen los archivos del malware al tiempo que les permiten llevar a cabo su código y función. Esta combinación de inyección de código en memoria y empaquetadores permite al malware sin archivos operar sin ser detectado, lo que supone un reto importante tanto para los profesionales de la seguridad como para las organizaciones.

Manipulación del Registro de Windows

La manipulación del Registro de Windows es otra técnica empleada por el malware sin archivos, que utiliza la base de datos del Registro de Windows para almacenar y ejecutar código malicioso. Cuando se hace clic en un archivo o enlace malicioso, el proceso normal de Windows es utilizado por el malware. Escribe y ejecuta código sin archivos en el registro. Esto hace que sea extremadamente difícil para el software antivirus detectar y eliminar el código malicioso, ya que está incrustado dentro de un proceso legítimo de Windows.

Al manipular el registro de Windows de esta manera, el malware sin archivos puede mantener su persistencia en el sistema infectado y seguir llevando a cabo sus actividades maliciosas. Las organizaciones deben permanecer vigilantes en la supervisión de sus sistemas para detectar actividades inusuales y posibles manipulaciones del registro con el fin de detectar y combatir eficazmente esta sigilosa amenaza.

Aprovechar las herramientas nativas

El malware sin archivos también es conocido por explotar herramientas integradas en el sistema como PowerShell y Windows Management Instrumentation (WMI) para ejecutar actividades maliciosas. Estas herramientas nativas suelen gozar de la confianza de las soluciones de seguridad y suelen pasarse por alto durante los análisis de seguridad rutinarios, lo que las convierte en un vehículo ideal para que el malware sin archivos lleve a cabo sus operaciones encubiertas.

Al explotar las herramientas nativas de esta manera, el malware sin archivos puede mantener un perfil bajo y evitar ser detectado por las medidas de seguridad tradicionales. Las organizaciones deben vigilar el uso de herramientas nativas en sus sistemas y estar preparadas para investigar cualquier actividad o comportamiento inusual que pueda indicar la presencia de malware sin archivos.

Ataques notables de malware sin archivos

El malware sin archivos ha sido responsable de varios ataques de gran repercusión, lo que demuestra su impacto y sofisticación. Algunos ejemplos notables incluyen el hackeo del Comité Nacional Demócrata, la brecha de Equifax y el gusano SQL Slammer. Otras cepas infames de malware sin archivos son Kovter, USB Thief, PowerSniff y Poweliks.

Además, ataques basados en scripts como el ransomware SamSam y la Operación Cobalt Kitty también han saltado a los titulares, mostrando la adaptabilidad y potencia de las técnicas de malware sin archivos. Estos incidentes sirven como un duro recordatorio de la creciente amenaza que supone el malware sin archivos y la necesidad de que las organizaciones permanezcan vigilantes en sus esfuerzos de ciberseguridad.

Detección de malware sin archivos

La detección de malware sin archivos es un reto importante, ya que los métodos de detección tradicionales basados en firmas, reglas y escaneos suelen ser ineficaces contra estas amenazas furtivas. Sin embargo, enfoques alternativos como la supervisión de los indicadores de ataque (IOA) y el empleo de servicios gestionados de caza de amenazas pueden ayudar a las organizaciones a identificar y mitigar las amenazas de malware sin archivo.

En las siguientes subsecciones, exploraremos estas estrategias de detección con más detalle.

Indicadores de ataque (IOA)

Los indicadores de ataque (IOA) son comportamientos inusuales que podrían señalar la presencia de malware sin archivos en un sistema. Mediante la supervisión de los IOA, las organizaciones no sólo pueden identificar el malware sin archivos, sino también impedir que se propague o lleve a cabo la secuencia de ataque. La supervisión continua y en tiempo real es fundamental para detectar cualquier actividad anómala relacionada con el malware sin archivos, lo que permite a los equipos de seguridad responder con rapidez y eficacia a las amenazas potenciales.

El análisis del comportamiento, un componente clave de la supervisión IOA, puede detectar actividades anómalas y sospechosas que, de otro modo, podrían pasar desapercibidas a las tecnologías de detección tradicionales. Al centrarse en el comportamiento de los procesos y las aplicaciones dentro de sus sistemas, las organizaciones pueden detectar y protegerse mejor contra los ataques de malware sin archivos.

Gestión de la caza de amenazas

La caza gestionada de amenazas es un servicio prestado por empresas de ciberseguridad experimentadas que buscan activamente y mitigan las amenazas de malware sin archivo. Estos servicios van más allá de las tecnologías de seguridad tradicionales y emplean técnicas avanzadas, como el análisis del comportamiento basado en el aprendizaje automático, para detectar y responder a actividades sutiles que pueden indicar la presencia de malware sin archivos.

Al aprovechar los servicios gestionados de caza de amenazas, las organizaciones pueden beneficiarse de los conocimientos y la experiencia de profesionales de la seguridad dedicados y versados en las últimas amenazas y técnicas del malware sin archivo. Este enfoque proactivo de la detección y mitigación de amenazas puede mejorar en gran medida la postura general de ciberseguridad de una organización y ayudar a mantener a raya el malware sin archivos.

Prevención de ataques de malware sin archivos

Para protegerse eficazmente contra las amenazas de malware sin archivos, las organizaciones deben adoptar un enfoque integrado que combine múltiples medidas de seguridad, como actualizaciones y parches periódicos del sistema, formación en ciberseguridad de los empleados y herramientas nativas de supervisión.

En las siguientes subsecciones, exploraremos estas estrategias de prevención con más detalle, proporcionando orientación sobre cómo construir una defensa sólida contra los ataques de malware sin archivos.

Actualizaciones y parches regulares del sistema

Mantener el software y los sistemas operativos actualizados y parcheados es un componente crítico de cualquier estrategia de ciberseguridad. Las actualizaciones periódicas del sistema y la aplicación de parches implican actualizar y corregir cualquier vulnerabilidad del software y los sistemas operativos para garantizar que el sistema sea seguro y esté protegido frente a posibles amenazas, como los ataques de malware sin archivos.

Al mantenerse al día con las últimas actualizaciones y parches de software, las organizaciones pueden minimizar el riesgo de que el malware sin archivo explote vulnerabilidades conocidas en sus sistemas. Este enfoque proactivo del mantenimiento del sistema puede reducir en gran medida la probabilidad de ser víctima de ataques de malware sin archivo y ayudar a mantener un entorno informático seguro.

Formación en ciberseguridad para empleados

Implantar una formación de concienciación sobre ciberseguridad para los empleados es otra medida esencial en la defensa contra los ataques de malware sin archivos. Esta formación debe abarcar temas como la gestión de contraseñas, la concienciación sobre el phishing y las prácticas de navegación segura, dotando a los empleados de los conocimientos y habilidades necesarios para reconocer y evitar los intentos de phishing y las tácticas de ingeniería social que pueden utilizarse para enviar cargas útiles de malware sin archivos.

Al invertir en la formación en ciberseguridad de los empleados, las organizaciones pueden reforzar el elemento humano de su estrategia de seguridad y reducir el riesgo de que los empleados permitan inadvertidamente ataques de malware sin archivo mediante acciones descuidadas o desinformadas.

Supervisión de herramientas nativas

Vigilar de cerca las herramientas nativas del sistema operativo es otro aspecto crucial de la defensa contra los ataques de malware sin archivos. El malware sin archivos suele aprovecharse de herramientas nativas de confianza como PowerShell y Windows Management Instrumentation (WMI) para llevar a cabo actividades maliciosas sin dejar rastro en el sistema. Al vigilar de cerca el uso de estas herramientas nativas, las organizaciones pueden detectar actividades inusuales que pueden indicar la presencia de malware sin archivos.

La supervisión de las herramientas nativas puede lograrse aprovechando las herramientas de supervisión integradas que proporciona el sistema operativo o la plataforma en la nube, lo que permite a las organizaciones realizar un seguimiento del rendimiento y el comportamiento de las aplicaciones y la infraestructura, así como detectar cualquier actividad sospechosa, como procesos inesperados, conexiones de red o acceso a archivos.

Permaneciendo vigilantes y proactivas en la supervisión de las herramientas nativas, las organizaciones pueden detectar y combatir eficazmente las amenazas de malware sin archivos.

Resumen

En el panorama actual de amenazas en rápida evolución, el malware sin archivos ha surgido como un adversario formidable que plantea retos significativos tanto a organizaciones como a particulares. Su naturaleza basada en la memoria y su capacidad para explotar las vulnerabilidades existentes y las herramientas nativas lo convierten en un enemigo sigiloso y peligroso. Como hemos explorado en esta entrada del blog, detectar y prevenir los ataques de malware sin archivos requiere un enfoque integrado que combine actualizaciones y parches regulares del sistema, formación en ciberseguridad de los empleados y un control vigilante de las herramientas nativas.

Ante esta amenaza creciente, es más importante que nunca que las organizaciones se mantengan proactivas y vigilantes en sus esfuerzos de ciberseguridad. Comprendiendo los entresijos del malware sin archivos y aplicando medidas de seguridad sólidas, podemos minimizar los riesgos que plantea este insidioso ciberadversario y seguir operando en un entorno digital seguro y resistente.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Qué hace el malware sin archivos?

El malware sin archivos es un tipo de ciberataque que aprovecha las aplicaciones, utilidades y procesos legítimos existentes para obtener acceso a un sistema o red. Es especialmente difícil de detectar porque no se almacena ningún código malicioso en el dispositivo objetivo. Como resultado, puede ser difícil detectar y protegerse contra este tipo de ataque.

Las soluciones de seguridad tradicionales, como el software antivirus, no están diseñadas para detectar el malware sin archivos. Las organizaciones deben tomar medidas proactivas para proteger sus sistemas y redes de este tipo de ataques. Esto incluye implementar medidas de seguridad como la aplicación whilet.

¿Cuál es un ejemplo de malware sin archivos?

El malware sin archivos es un tipo de ataque que no se basa en el uso de un archivo para ejecutar código malicioso en segundo plano. Ejemplos de ello son tácticas como los scripts PowerShell, el uso de programas legítimos con fines maliciosos y WMI (Windows Management Instrumentation).

Estos ataques son cada vez más populares debido a su capacidad para eludir las medidas de seguridad tradicionales. Son difíciles de detectar y pueden utilizarse para acceder a datos o sistemas sensibles. Además, pueden utilizarse para lanzar otros productos.

¿Cuál es la diferencia entre el malware de archivo y el malware sin archivo?

La diferencia clave entre el malware sin archivos y el malware tradicional es que el primero se ejecuta en la memoria del ordenador sin que se escriba ningún archivo en el disco. El malware sin archivos suele utilizar aplicaciones legítimas integradas o herramientas del sistema para llevar a cabo operaciones maliciosas, lo que dificulta su detección.

¿Qué es el correo electrónico malicioso sin archivos?

El malware sin archivos es una forma de ataque malicioso que no requiere la descarga de ningún archivo y, en su lugar, utiliza las aplicaciones existentes en la memoria del ordenador para llevar a cabo su misión. Esto dificulta su detección y puede pasar fácilmente a través del software antivirus, lo que lo convierte en una forma de malware más peligrosa tanto para las empresas como para los particulares.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor es un ingeniero y emprendedor holandés. Ha probado software de seguridad desde 2014.

A lo largo de los años, ha probado la mayoría de los principales software antivirus para Windows, Mac, Android e iOS, así como muchas VPN.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Este sitio web está hospedado en un servidor de Digital Ocean a través de Cloudways y está construido con DIVI en WordPress.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.