¿Qué es el cibercrimen? Los 10 ejemplos más terribles (2023)

Por Tibor Moes / Actualizado: enero 2024

¿Qué es el cibercrimen? Los 10 ejemplos más terribles (2023)

La ciberdelincuencia representa una amenaza significativa y creciente en nuestro mundo digitalmente interconectado, que afecta por igual a particulares, empresas y gobiernos con consecuencias devastadoras.

Este artículo profundiza en los diez ciberataques más catastróficos de la historia, ofreciendo estadísticas y análisis reveladores para comprender su magnitud e impacto.

¿Qué es el cibercrimen? El cibercrimen es cualquier actividad delictiva que implique a un ordenador. Puede servir como objetivo del delito o como su herramienta.

  • Virus ILOVEYOU (2000): Un gusano informático que se propagó rápidamente a través de archivos adjuntos de correo electrónico. Infectó a más de diez millones de PC con Windows, provocando fallos generalizados en los sistemas.
  • Gusano Código Rojo (2001): Este gusano se aprovechó de las vulnerabilidades de los servidores web, infectando más de 359.000 sistemas en menos de 14 horas y causando daños superiores a los 2.000 millones de dólares.
  • Gusano MyDoom (2004): Considerado como uno de los peores virus de la historia, MyDoom causó daños por valor de 38.000 millones de dólares e infectó alrededor de 50 millones de ordenadores en todo el mundo.
  • Caballo de Troya Zeus (2007): Un troyano que comprometió más de 74.000 cuentas FTP, incluidas las de grandes empresas, permitiendo un amplio robo de datos.
  • Gusano Conficker (2008): Este gusano infectó entre 9 y 15 millones de ordenadores, aprovechando las vulnerabilidades de Windows para propagarse.
  • Gusano Stuxnet (2010): Una sofisticada arma cibernética que arruinó casi una quinta parte de las centrifugadoras nucleares iraníes e infectó más de 200.000 ordenadores.
  • Fuga de datos de Home Depot (2014): Una brecha masiva en la seguridad del comercio minorista, que provocó el robo de 56 millones de números de tarjetas de crédito y débito de clientes.
  • Ataque de ransomware WannaCry (2017): Una campaña global de ransomware que infectó alrededor de 200.000 ordenadores en 150 países, con pérdidas financieras que potencialmente alcanzaron los 4.000 millones de dólares.
  • Ataque NotPetya (2017): Dirigido inicialmente a Ucrania, este ataque se extendió por todo el mundo, causando más de 10.000 millones de dólares en daños.

Filtración de datos de Equifax (2017): Una violación masiva de datos que expuso la información personal de aproximadamente 147 millones de personas, poniendo de manifiesto

No se convierta en víctima de la ciberdelincuencia. Proteja su PC con el mejor software antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Ejemplos de ciberdelincuencia

1. El virus ILOVEYOU (2000)

En los primeros días del nuevo milenio, surgió una amenaza digital conocida como el virus ILOVEYOU, que causó estragos a una escala nunca vista hasta entonces en el ámbito de la ciberdelincuencia. Originado el 5 de mayo de 2000, este astuto gusano informático se infiltró en más de diez millones de PC con Windows en todo el mundo.

El virus, engañosamente simple en su ejecución, se propagó rápidamente a través del correo electrónico, atrayendo a usuarios desprevenidos con la promesa de un mensaje afectuoso.

Como informa Wired, este virus no fue sólo una molestia pasajera, sino un perturbador importante, que causó fallos generalizados del sistema y pérdidas de datos, marcando una nueva era en la vulnerabilidad de la informática personal.

2. Gusano Código Rojo (2001)

Justo un año después del incidente ILOVEYOU, el mundo digital se encontró con otro adversario formidable: el gusano Code Red. Este código malicioso, descubierto en julio de 2001, demostró una eficacia alarmante al infectar más de 359.000 sistemas en menos de 14 horas.

Como se detalla en un estudio de caso en ResearchGate, el impacto del Código Rojo fue de gran alcance y costoso. Con una asombrosa estimación de daños de más de 2.000 millones de dólares, el gusano puso de relieve la escalada de las repercusiones económicas de los ciberataques.

Aprovechaba las vulnerabilidades de los servidores web, transformándolos en agentes del caos que se multiplicaban y propagaban por Internet a un ritmo asombroso.

3. Gusano MyDoom (2004)

En 2004, el mundo cibernético se vio sacudido por la aparición del gusano MyDoom, una amenaza que rápidamente reclamó su lugar como uno de los virus más destructivos de su tiempo.

NordVPN informa de que MyDoom infligió la asombrosa cifra de 38.000 millones de dólares en daños, una cifra que subraya el inmenso impacto económico de esta plaga digital. El alcance del gusano fue vasto e indiscriminado, infectando alrededor de 50 millones de ordenadores en todo el mundo.

Su método de propagación, principalmente a través del correo electrónico, capitalizó la curiosidad y la negligencia humanas, permitiéndole extenderse a un ritmo fenomenal. MyDoom no era sólo una amenaza tecnológica; era un crudo recordatorio de la fragilidad de la infraestructura digital frente a un software malicioso bien elaborado.

4. Caballo de Troya Zeus (2007)

El troyano Zeus, identificado por primera vez en 2007, marcó un nuevo capítulo en la ciberdelincuencia, caracterizado por sofisticados ataques contra datos financieros y personales.

Un descubrimiento de 2009, según se recoge en un artículo archivado de The Tech Herald, reveló que Zeus había comprometido más de 74.000 cuentas FTP en numerosos sitios web de alto perfil, incluidos los del Bank of America, la NASA y Amazon. Este caballo de Troya no sólo violó los sistemas, sino que se infiltró en ellos con una precisión que permitió a los ciberdelincuentes desviar un tesoro de información sensible.

La revelación de una infiltración tan amplia en los sitios web de grandes empresas como Oracle y Cisco puso de relieve no sólo la destreza técnica de los atacantes, sino también las alarmantes vulnerabilidades de los sistemas a los que confiamos nuestros datos más sensibles.

5. Gusano Conficker (2008)

En 2008, el mundo digital se enfrentó al gusano Conficker, una formidable ciberamenaza que ejemplificaba la creciente sofisticación del malware.

Según Wikipedia, en enero de 2009, Conficker se había atrincherado en un número asombroso de sistemas, con estimaciones que oscilaban entre los 9 y los 15 millones de ordenadores infectados. Este gusano no sólo era prolífico en su propagación; también era insidiosamente versátil, explotando vulnerabilidades en los sistemas operativos Windows y utilizando después las redes para propagarse aún más.

La magnitud de la infección puso de relieve la necesidad crítica de adoptar medidas de ciberseguridad sólidas, ya que la capacidad del Conficker para desactivar los servicios de seguridad y eludir la detección lo convirtieron en un adversario formidable en el cambiante panorama de las amenazas digitales.

6. Gusano Stuxnet (2010)

Dos años después de Conficker, el panorama cibernético fue testigo de la aparición de Stuxnet, un gusano de una sofisticación y precisión sin precedentes.

Como se detalla en un informe archivado de MAC Solutions, el impacto de Stuxnet fue específico pero catastrófico: arruinó casi una quinta parte de las centrifugadoras nucleares iraníes al apuntar a los sistemas de control industrial. El gusano infectó más de 200.000 ordenadores, pero su efecto más escalofriante fue la degradación física que causó a 1.000 máquinas.

Stuxnet representó una nueva frontera en la guerra cibernética, en la que se utilizaron herramientas digitales para causar daños tangibles en el mundo real. Este ciberataque no consistía únicamente en robar datos o causar interrupciones; se trataba de esgrimir la destreza digital para ejercer control sobre infraestructuras físicas críticas.

7. La filtración de datos de Home Depot (2014)

La filtración de datos de Home Depot de 2014 constituye un duro recordatorio de las vulnerabilidades inherentes a la ciberseguridad en el comercio minorista. En un exhaustivo informe de Krebs on Security, se reveló que unos 56 millones de números de tarjetas de débito y crédito fueron robados a clientes de Home Depot en un lapso de cinco meses, de abril a septiembre de 2014.

Esta filtración no fue sólo una asombrosa violación de la confianza de los clientes, sino que puso de relieve la creciente sofisticación de los ciberdelincuentes a la hora de atacar los sistemas de los puntos de venta. Como una de las mayores violaciones de datos en la historia del comercio minorista, el incidente de Home Depot puso de relieve la necesidad crítica de mejorar los protocolos de seguridad y planteó serias preocupaciones sobre la seguridad de los datos de los consumidores en un panorama de compras cada vez más digital.

8. Ataque del ransomware WannaCry (2017)

2017 fue testigo de uno de los ciberataques más extendidos y devastadores de la historia: la campaña del ransomware WannaCry. Europol describió la escala de este ataque como algo sin precedentes, con alrededor de 200.000 ordenadores infectados en 150 países, según informaron BBC News y CBS News.

Las consecuencias financieras y económicas de WannaCry fueron colosales, con estimaciones que sugieren que las pérdidas podrían alcanzar los 4.000 millones de dólares. Esta embestida cibernética no se limitó a bloquear a los usuarios y pedir rescates; paralizó servicios esenciales, como hospitales, bancos y sistemas de transporte.

El alcance global y el grave impacto de WannaCry sirvieron como llamada de atención sobre el potencial destructivo de las amenazas digitales en un mundo altamente interconectado.

9. NotPetya (2017)

En los anales de la ciberguerra, NotPetya destaca por su pura destructividad. No era un malware más; era similar a un incendio forestal digital, incontenible e indiscriminado.

En 2017, Wired.com pintó un sombrío panorama de las secuelas, informando de que NotPetya causó la astronómica cifra de 10.000 millones de dólares en daños globales. Esta asombrosa cifra subraya el impacto cataclísmico que NotPetya tuvo en empresas y gobiernos de todo el mundo. No sólo cruzó fronteras, sino que las derribó, dejando un rastro de ruina financiera que reverberó por toda la economía mundial.

NotPetya fue más que una llamada de atención; fue un mazazo a la ilusión de la seguridad digital, demostrando que en el reino cibernético, el potencial para el caos está siempre a un clic de distancia.

10. La brecha de Equifax (2017)

Avanzamos rápidamente hasta 2017 y nos encontramos con la infame brecha de Equifax. Equifax, una de las principales agencias de información crediticia, sufrió una brecha masiva que dejó al descubierto los datos personales de aproximadamente 147 millones de personas. Para entender la magnitud de esto, imagínese a casi la mitad de la población de Estados Unidos con sus datos sensibles, como números de la seguridad social, fechas de nacimiento y direcciones, expuestos a entidades desconocidas.

Esta brecha fue un sorprendente recordatorio de la vulnerabilidad de la información financiera personal y de las catastróficas consecuencias de no protegerla. El incidente de Equifax puso de manifiesto la necesidad de adoptar medidas de seguridad sólidas para proteger los datos sensibles de los consumidores y las repercusiones de largo alcance que pueden tener estos fallos de seguridad en las personas y en la economía.

Conclusión

Los diez ciberataques que hemos analizado en este artículo, desde el virus ILOVEYOU hasta la filtración de datos de Equifax, ilustran la naturaleza siempre cambiante y cada vez más sofisticada de las ciberamenazas. Estos incidentes no sólo han provocado importantes pérdidas económicas, sino que también han puesto de manifiesto la vulnerabilidad de los datos personales, corporativos y gubernamentales. La escala y el impacto de estos ataques subrayan la necesidad crucial de vigilancia y medidas proactivas en el ámbito digital.

En respuesta a estas crecientes amenazas cibernéticas, especialmente para los usuarios de Windows 11, no se puede exagerar la importancia de un software antivirus robusto. Invertir en soluciones antivirus fiables de marcas reputadas como Norton, Avast, TotalAV, Bitdefender, McAfee, Panda o Avira es algo más que una medida de seguridad: es un componente esencial de la higiene digital.

Estas herramientas proporcionan mecanismos de defensa cruciales contra el malware, el ransomware y otras ciberamenazas, garantizando que sus datos permanezcan seguros y su experiencia digital ininterrumpida. En un mundo en el que la ciberdelincuencia es un reto persistente y siempre cambiante, equipar su sistema con un software antivirus eficaz es un paso clave para salvaguardar su vida digital.

Fuentes

  1. Wired.com
  2. Researchgate.net
  3. Nordvpn.com
  4. Thetechherald.com
  5. MAC-solutions.net
  6. Krebsonsecurity.com
  7. BBC.com
  8. CBSnews.com
  9. Wired.com
  10. Fortune.com

 

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.