Las 5 mejores VPN de 2020

Septiembre de 2020

¿No te sobra el tiempo?

Esta es la mejor VPN de 2020:

CyberGhost – Extremadamente rápida y segura, excelente para el streaming, funciona con torrents (P2P) y adquirible a un precio razonable.

Ahorre temporalmente un 50%

¿Qué es una VPN? Una VPN nos permite navegar por la red de forma segura y anónima, sin que puedan rastrearnos. Así, podemos descargar torrents sin peligro, desbloquear Netflix, burlar la censura en China y utilizar sin riesgos las redes públicas de wifi. Las VPN facilitan todo ello mediante el enmascaramiento de nuestra dirección IP y el encriptado de nuestra conexión a internet. En resumidas cuentas, con una VPN estaremos a salvo en línea.

¿Cuál es la mejor VPN para proteger múltiples dispositivos? CyberGhost y NordVPN son las mejores opciones a todos los niveles. Son rápidas, seguras, su precio se ajusta a lo que ofrecen y cuentan, ambas, con millones de usuarios. CyberGhost nos permite proteger hasta siete dispositivos, mientras que NordVPN nos permite proteger hasta seis. Si necesitamos proteger un número incluso mayor, recomendamos fijarnos en ZenMate o en Surfshark. Ambas nos permiten instalar la VPN en un número ilimitado de dispositivos. Por último, si queremos hacernos con un programa antivirus y una VPN excelentes en un mismo paquete, Norton es nuestra mejor opción.

¿Por qué no recomendamos ExpressVPN? ExpressVPN es estupenda. Es rápida, segura y cuenta con un diseño exquisito. Pero, para ser sinceros, es demasiado cara y solo permite su instalación en tres dispositivos. CyberGhost y NordVPN son igual de veloces, seguras y atractivas. Y todo ello por un precio más ventajoso, amén de proteger más dispositivos.

Cómo orientarse en esta página: Las 5 mejores VPN | Nuestro método de prueba

Nuestro método: Privacidad y seguridad

A continuación, explicamos brevemente por qué la privacidad es el factor crucial para una VPN, cómo nos rastrean en la red y cómo cambian esto último las VPN.

Si ya estamos familiarizados con qué es una VPN y con cómo funcionan, podemos avanzar hasta el apartado «¿Es una VPN completamente segura?».

La privacidad lo es todo

Si somos como la mayoría de la gente, la principal razón por la que nos hacemos con una VPN es para proteger nuestra privacidad. Y nos sobran razones para ello:

  • Los proveedores de servicios de internet nos espían y venden nuestros datos.
  • Las agencias gubernamentales realizan un ejercicio de vigilancia masiva.
  • Los piratas informáticos nos roban nuestros datos en redes wifi y puntos de conexión públicos.
  • Los agentes publicitarios nos rastrean y venden nuestra identidad y nuestra ubicación.

En último término, todo se reduce a un asunto de privacidad. Siendo así, necesitamos que nuestra VPN cubra este aspecto a la perfección. No podemos permitir excepciones ni términos medios.

Para comprender qué VPN hacen bien su trabajo, es útil comprender los principios de cómo nos rastrean en la red y la forma en que las VPN le ponen coto.

¿Cómo nos rastrean?

Cuando visitamos un sitio web o usamos un servicio en línea, realmente nos estamos conectando a una red propiedad de un proveedor de internet, que a su vez nos conecta a tal sitio web o servicio.

Así sucede en nuestros hogares cuando nos conectamos a través de un proveedor de internet. Igualmente cuando lo hacemos en un lugar público o en un local, donde nos conectamos a través del proveedor de estos últimos.

Si no empleamos una VPN, todo lo que hagamos en línea será fácilmente almacenado, analizado y vendido por el proveedor propietario de la red que utilicemos. O bien, cualquier pirata informático que se abra paso hasta el flujo de datos a través de un ataque con intermediarios.

¿Cómo cambia esto una VPN?

Cuando nos conectamos a una VPN, nuestros datos se envían a través de un túnel cifrado. A menudo nos referimos a él como a un túnel de VPN. Esto quiere decir que nuestros datos se encriptan a medida que circulan a través de la red del proveedor de internet de camino al servidor VPN. Después, el servidor VPN se conecta al sitio web o servicio en línea correspondiente a nuestra solicitud.

Esto resuelve unos cuantos problemas de seguridad y privacidad:

  • El proveedor de internet solo contempla un galimatías. Dado que los datos que le llegan al proveedor están cifrados, este no tiene ni idea de lo que hacemos en línea. No puede ver ni los sitios web que visitamos, los servicios que estamos utilizando o los datos que estamos transfiriendo.
  • Lo mismo le sucede a cualquier hacker que acceda al flujo de datos entre nosotros y el sitio web en cuestión. El pirata informático solo verá ahora un flujo cifrado e inutilizable.
  • Los sitios web o servicios en línea que usemos verán en la VPN el origen del tráfico. No a nosotros. Esto les pone más difícil elaborar un perfil de consumidor y enviarnos publicidad personalizada que nos persigan por toda la red.

¿Es una VPN completamente segura?

Esto es posible, pero no siempre el caso. Depende de la política del proveedor de la VPN, la tecnología de la que haga uso y de la jurisdicción en la que se incluya. Y estos son, precisamente, los elementos que probamos.

¿Qué aspectos de los proveedores de VPN sometemos a prueba?

Probamos siete elementos distintos en nuestra prueba de privacidad y seguridad:

1. Política de registro de datos

Qué probamos:

Analizamos la política de registros de cada proveedor de VPN y comprobamos exactamente qué datos recogen sobre nosotros. Cuantos menos sean, mejor la puntuación.

Entonces ¿qué es una política de registro de datos y por qué importa?

¿Recuerdas por qué nos hicimos con una VPN en primer lugar? Privacidad.

Bien, pues los registros son datos que los proveedores de VPN podrían recoger sobre nosotros y sobre nuestra actividad en línea. Ciertos proveedores poseen una política de cero registros y no recogen (casi) ningún dato, mientras que otras recogen datos suficientes como para crear perfiles completos de usuario. Y esto último es, por supuesto, lo opuesto de lo que queremos.

El abanico de registros que un proveedor de VPN puede almacenar incluye:

  1. Datos de usuarios
    1. Dispositivo y navegador empleados
    2. Dirección IP de origen
    3. Información de pago
  2. Datos de actividad de usuario
    1. Datos de ancho de banda
    2. Fechas de conexión, horarios y duraciones
    3. Historial de navegación
  3. Datos de rendimiento del servidor

Como podemos ver, en el peor de los casos, esto pueden ser prácticamente los mismos datos que recoge un proveedor de internet. Combinando, por ejemplo, nuestros datos de tarjeta de crédito con nuestro historial de navegación, un proveedor de VPN podría elaborar un perfil muy preciso sobre nosotros.

Por fortuna, ninguno de los mejores proveedores de VPN de nuestra comparativa acomete tales prácticas. De hecho, las mejores, tales como ExpressVPN y NordVPN, solo recogen datos para optimizar el servicio que nos prestan. No almacenan información confidencial alguna, tal como nuestro historial de navegación o la dirección IP original.

En una entrevista reciente con el CDT (Center for Democracy and Technology), ExpressVPN explicaba los datos que recogían y ponía el cierre con el comentario: «Ninguno de los datos permitirían a ExpressVPN o a nadie asignar a un individuo a una actividad o comportamiento en red específicos». En otras palabras: no recogen información confidencial sobre nosotros.

 2. Jurisdicción

Qué probamos:

Comprobamos en qué país está registrado como empresa el proveedor de VPN o su matriz. Y, asimismo, lo intrusiva que pueda ser la política del correspondiente Gobierno en cuanto a registro de datos y neutralidad de la red. Cuanto menos intrusiva sea esta última, mejor la puntuación.

Entonces ¿qué es una jurisdicción y por qué importa?

En este contexto, una jurisdicción es un país.

Como cualquier otra compañía, los proveedores de VPN están sometidos a las reglas y las regulaciones del país donde están constituidos como empresa. Y esto puede tener consecuencias muy serias.

En función del país, un proveedor de VPN puede ser forzado por un tribunal a facilitar registros de datos o servidores completos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, una agencia gubernamental puede recurrir a una carta de seguridad nacional (NSL) para exigir que las empresas faciliten datos de clientes tales como registros telefónicos, de internet o bancarios.

Y, para empeorar las cosas, el alcance de un Gobierno puede extenderse más allá de sus propias fronteras en virtud de acuerdos internacionales.

Un buen ejemplo de tal alcance internacional es el acuerdo UKUSA. Este acuerdo, que incluye a los Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Canadá, se estableció para compartir información entre los servicios de seguridad de los países firmantes. Este grupo se conoce, asimismo, como los «Cinco Ojos».

El acuerdo entre estos países establece que no se espiarán mutuamente.  Sin embargo, las filtraciones de Snowden muestran que tal hecho, sencillamente, no es cierto. Tanto la agencia de espionaje británica GCHQ como su homóloga estadounidense, la NSA, recogen y comparten grandes volúmenes de información sobre los ciudadanos del otro país.

Para los usuarios que valoren su privacidad, no recomendamos, por tanto, que empleen un proveedor de VPN constituido en los Estados Unidos, el Reino Unido o uno de sus países asociados.  Una apuesta más segura la constituyen ExpressVPN o NordVPN, constituidas en las Islas Vírgenes Británicas y en Panamá, respectivamente.

3. Protocol

Qué probamos:

Analizamos qué protocolos ofrece el proveedor de la VPN, cuál se emplea por defecto y la facilidad para alternar entre protocolos. Cuanto más seguro sea el protocolo por defecto, mejor la puntuación.

Entonces ¿qué es un protocolo VPN y por qué importa?

Un protocolo VPN determina cómo se transmiten los datos a través de una conexión VPN. Hay varios protocolos disponibles y todos poseen distintas especificaciones. Mientras unos priorizan la velocidad, otros enfatizan la seguridad.

Aunque quizás sea obvio, siempre es conveniente señalar que los protocolos VPN no se mezclan bien. Cuando el programa de la VPN instalado en nuestro dispositivo, denominado cliente, se conecta a un servidor VPN, ambos deben usar el mismo protocolo. De lo contrario, la conexión no funcionará.

OpenVPN es, en resumidas cuentas, el protocolo VPN más empleado y es muy seguro, pero el SSTP también es muy robusto. Lo mejor, sin embargo, es evitar el tradicional PPTP, al igual que el IKEv2 y el L2TP/IPsec, que pueden ser potencialmente descifrados por la NSA.

Si queremos profundizar en cada protocolo, solo tenemos que seguir leyendo. De lo contrario, podemos avanzar directamente a Cifrado.

OpenVPN. En general, el mejor protocolo disponible y el más usado. Es de código abierto, muy seguro, compatible con la encriptación AES-256 (en esencia, infranqueable) y puede utilizarse prácticamente para todo: Windows, MacOS, Linux, iOS, Android, enrutadores y otros dispositivos. Podemos informarnos con mayor profundidad en la Wikipedia.

SSTP. Un protocolo desarrollado por Microsoft e integrado completamente con todos los sistemas operativos Windows desde Vista Service Pack 1. Ello permite utilizar SSTP con Winlogon, un chip inteligente que aporta seguridad adicional. Emplea una clave SSL de 256 bits para el cifrado y goza de compatibilidad nativa para sistemas Linux, Windows y BSD. iOS, Android y MacOS pueden emplearlo a través de clientes de terceras partes. En líneas generales, un protocolo muy seguro. Podemos informarnos con mayor profundidad en la Wikipedia.

L2TP / IPSec. L2TP, que son las siglas para Layer 2 Tunnel Protocol, es el sucesor del protocolo PPTP desarrollado por Microsoft y el protocolo L2F desarrollado por Cisco.  Dado que en sí mismo no aporta ningún tipo de cifrado, forma un paquete con el protocolo de seguridad IPSec. Combinados, constituyen un protocolo muy seguro que emplea cifrado AES-256. Sin embargo, ha trascendido información que apunta a que la NSA podría ser capaz de descifrar el protocolo IPSec. Por ello, tal vez convenga evitar este protocolo. Podemos informarnos con mayor profundidad en la Wikipedia.

IKEv2 (Internet Key Exchange, Version 2). También desarrollado por Cisco y Microsoft. IKEv2 es un proceso de tunelización que a menudo se combina con el IPSec para el cifrado. Se emplea con frecuencia en VPN móviles debido a su capacidad para la reconexión tras una caída temporal de la red o un cambio de redes. Los documentos de Snowden sugieren que la NSA también es capaz de vulnerar el IKEv2. Por ello, tal vez lo mejor también sea evitarlo. Podemos informarnos con mayor profundidad en la Wikipedia.

PPTP. PPTP, siglas de Point-to-Point Tunnelling Protocol, es el más viejo del lugar. Aunque todavía se emplea en ocasiones, la mayoría de las VPN ha adoptado soluciones más modernas. En general se considera un protocolo ágil, pero a costa de numerosas vulnerabilidades de seguridad. Sin duda alguna, un protocolo a evitar. Podemos informarnos con mayor profundidad en la Wikipedia.

4. Cifrado

Qué probamos:

Analizamos el estándar de cifrado empleado por el proveedor de VPN. Cuanto más seguro sea el cifrado, mejor la puntuación.

Entonces ¿qué es el cifrado y por qué importa?

El concepto básico del cifrado es el siguiente: se toman datos ordinarios y se transforman empleando un código secreto (denominado clave) en un galimatías ilegible. A continuación, se envía el galimatías a un receptor que posee la clave para convertirlo de nuevo en datos ordinarios.

En nuestro mundo digital de hoy en día empleamos el algoritmo AES (siglas en inglés para Estándar de Cifrado Avanzado). Este algoritmo puede utilizar distintas longitudes de clave para cifrar los datos; los que más se usan en el sector de las VPN son el AES-128 y el AES-256. Aunque el AES-256 es el más seguro de los dos, suele tenerse como cierto que el AES-128 ya es en sí infranqueable.

Además, la tecnología AES no es exclusiva de las VPN. La emplean asimismo ciertas herramientas tales como Winzip, programas de cifrado como BitLocker, gestores de contraseñas como LastPass y, por supuesto, aplicaciones de mensajería como Whatsapp. Es omnipresente.

5. Servidores DNS propios

Qué probamos:

Analizamos si el proveedor de VPN emplea sus propios servidores DNS o si usa los de terceras partes. Si emplean servidores propios, la puntuación es mejor.

Entonces ¿qué es un servidor DNS y por qué importa?

Para comprender por qué importa todo esto, vamos a explicar los principios básicos. Explicaremos qué es un nombre de dominio, qué es la DNS y por qué es importante que un proveedor de VPN use servidores propios.

¿Qué es un nombre de dominio?

Cuando las personas navegamos por internet, visitamos sitios web introduciendo su nombre de dominio en nuestro navegador. Por ejemplo, google.com, o facebook.com

Los navegadores, sin embargo, no visitan nombres de dominio. Visitan direcciones IP (siglas inglesas de «protocolo de internet»), que son largos segmentos de números empleados para identificar sitios web. Números demasiado largos como para que los recordemos.

Por lo tanto, necesitamos un sistema que traduzca nombres de dominio a direcciones IP. Aquí es donde entra en escena el DNS.

¿Qué es el DNS?

DNS son las siglas inglesas para «sistema de nombres de dominio». Podemos considerarlo como la guía telefónica de internet. De igual modo que la guía proporciona el número de teléfono de una persona, el DNS proporciona una dirección IP interpretable por nuestros ordenadores para un nombre de dominio.

Así, nuestro navegador sabe qué recurso deseamos cargar y nos envía al sitio web adecuado.

¿Qué es un servidor DNS?

Un servidor DNS, también conocido como servidor de nombres, es el servidor que contiene una enorme base de datos con nombres de dominio y direcciones IP. Su labor es la de consultar la dirección IP correcta que corresponde al nombre de dominio que acabamos de introducir en nuestro navegador.

Entonces ¿por qué debe una VPN poseer servidores DNS propios?

Al gestionar nuestra solicitud al servidor DNS, el proveedor de VPN se asegura de que siga el mismo protocolo de tunelización y cifrado que nuestro tráfico de internet. Por lo tanto, nuestra solicitud DNS:

  • No podrá ser censurada por Gobiernos u organizaciones mediante su intercepción.
  • No podrá ser pirateada o manipulada para redireccionarnos a sitios web de phishing o estafas.
  • No podrá ser registrada por terceras partes que podrían almacenar los sitios web que visitamos, cuándo lo hacemos y desde dónde.

En resumen: las solicitudes de DNS expuestas pueden poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad.

6. Prueba de interruptor automático

Qué probamos:

Analizamos si la VPN está dotada de un interruptor automático y comprobamos que funcione correctamente. Si está disponible y operativa, la puntuación mejora.

Entonces ¿qué es un interruptor automático y por qué importa?

Un interruptor automático es una función de seguridad de una VPN que interrumpe automáticamente nuestra conexión a internet cuando la conexión cifrada de la VPN falle. Bloqueará todos los flujos de datos entrantes y salientes hasta que se restablezca la conexión VPN.

Es una función importante para una VPN, ya que nuestro dispositivo probablemente tratará de restablecer la conexión a la red cuando la VPN falle, revelando nuestra actividad en línea.

De las VPN que sometimos a prueba ExpressVPN, CyberGhost, NordVPN, Hotspot Shield Elite y Private Internet Access son las que cuentan con un interruptor automático. No es el caso de Norton Secure VPN y Panda Dome.

Procedimos a simular una caída repentina de la conexión cifrada desconectando el cable de red y volviéndolo a enchufar tras sesenta segundos. Como era de esperar, solo las VPN con interruptor automático no impidieron revelar la dirección IP original. Las VPN sin interruptor automático, por contra, vieron cómo se restablecía una conexión sin cifrado y dieron a conocer la dirección IP de origen mientras se restablecía la conexión cifrada.

También merece mención que ExpressVPN fue la única VPN donde el interruptor automático estaba activado por defecto. En las demás, es el usuario quien debe activarlas manualmente. Esto posee mayor importancia de lo que cabría apreciar por la mayoría. Por ello, muchos olvidan activarla, en un craso error.

7. Prueba de fugas

Qué probamos:

Hemos sometido a prueba cada VPN para comprobar si había pérdidas de datos e información, tales como solicitudes de DNS o direcciones IP de origen. Cuantas menos fugas se produzcan, mejor la puntuación.

Entonces ¿qué es una fuga y por qué importa?

Una fuga se produce cuando una VPN permite que algunos de tus datos personales, que deberían permanecer ocultos, se vuelvan visibles. Y las consecuencias pueden ser enormes.

Las cuatro posibles fugas para las que realizamos pruebas fueron:

  1. Fuga de DNS: Un servidor DNS es responsable de enviarnos al sitio web correcto cuando introducimos su nombre de dominio, como p. ej. google.com. Cuando una VPN no logra ocultar nuestras solicitudes de DNS, incluso si el resto de nuestros datos está cifrado por la VPN, hablamos de una fuga de DNS. Esto puede suponer un problema, ya que nuestro proveedor de internet o de DNS podrán ver qué sitios web estamos visitando.
  2. Fuga de IP: Como describimos con mayor detalle con anterioridad, hemos comprobado el funcionamiento correcto del interruptor automático para cada VPN. Es algo que posee gran importancia, ya que el interruptor es responsable de garantizar que nuestra dirección IP real no se filtre cuando se interrumpe la conexión VPN cifrada de modo imprevisto.
  3. Fuga de WebRTC: WebRTC, que son las siglas en inglés para «comunicación web en tiempo real», es un grupo de tecnologías que los navegadores emplean para comunicarse entre sí. Dado que WebRTC utiliza métodos de detección de IP avanzados, no todas las VPN nos protegen de estas fugas. Google Chrome y Mozilla Firefox son especialmente vulnerables a este tipo de fuga. Sin embargo, y por fortuna, hay soluciones disponibles.
  4. Fuga de credenciales de Windows. Esta es una fuga que viene ya de lejos y continúa sin parchear. Y, sin embargo, es muy peligrosa. Empleando el navegador Edge o Internet Explorer, es posible que nuestro nombre de usuario y contraseña de Windows se filtre. Dado que nombres de usuario y contraseñas se reutilizan a menudo, y no solo para productos de Microsoft, ello puede constituir un serio riesgo para la seguridad.

 

Nuestro método: Velocidad

Abordémoslo sin tapujos: una VPN ralentiza nuestra actividad. Esto es, simplemente, una consecuencia de encriptar y descifrar datos, y de enrutarlos a través de un servidor adicional.

Pero si elegimos un servidor rápido, próximo a nuestra ubicación, la pérdida de velocidad no debiera ser demasiado grave. Una reducción del 14 % en la velocidad de descarga parece ser la media en Europa occidental. Asumimos que esa cifra será similar en otras partes tecnológicamente desarrolladas del mundo.

Ahora explicaremos cómo llegamos a ese 14 %:

En una de nuestras pruebas, analizamos 16 VPN para una conexión de 100 Mbps en Antwerp (Bélgica). Las ubicaciones óptimas de los servidores para todas las VPN fue Frankfurt (Alemania). Este es un nexo central con conexiones y servidores muy ágiles, donde casi todas las VPN parecen tener al menos un servidor ubicado.

Cuando procedimos a enrutar nuestro tráfico allí, la velocidad media de descarga para esas 16 VPN fue de 86 Mbps, que supone una penalización del 14 % con respecto a la velocidad de conexión de partida, de 100 Mbps.

Tengamos en mente que esta cifra es un promedio y que los resultados varían enormemente. La VPN más lenta, Tunnelbear, tuvo una velocidad de descarga de 74 Mbps, que es un 26 % de penalización a la velocidad. Por contra, la VPN más veloz, NordVPN, registró una velocidad de descarga de 92 Mbps, que es solo un 8 % de penalización.

Lo importante aquí es probar varios servidores para nuestra VPN para determinar dónde obtenemos la conexión más rápida. No debemos limitarnos a aceptar la ubicación que nos asigne automáticamente nuestra VPN. Nuestra experiencia demuestra que esta última no es, las más de las veces, la conexión más rápida.

¿Cuál fue la configuración de la prueba?

  • Ubicación: Antwerp (Bélgica)
  • Velocidad de descarga de partida: 100 Mbps
  • Sistema operativo: MacOS High Sierra
  • Soporte físico: Intel Core CPU i5 2,6 GHz / 8 GB RAM
  • Programa de prueba: La aplicación MacOS de Speedtest, de Ookla

 

Nuestro método: Funciones

Hay cinco funciones que toda VPN debería tener:

  1. Debe tener servidores en muchas ubicaciones por todo el mundo
  2. Debe ser compatible con la mayoría de las plataformas y dispositivos
  3. Debe permitirnos conectarnos a varios dispositivos con una sola suscripción
  4. Debe poder funcionar con servicios de streaming y torrenting
  5. Debe ser capaz de burlar la censura en países específicos

A continuación, explicamos brevemente cada una de estas funciones y mostramos cómo se clasifican las VPN para cada una de ellas. 

1. Ubicación de servidores

¿Qué hemos sometido a prueba?

Hemos analizado los países de todo el mundo donde cada proveedor de VPN posea al menos un servidor. Cuantos más países, mejor la puntuación.

Entonces ¿qué es una ubicación de servidor y por qué importa?

Cuando abrimos nuestra VPN y establecemos una conexión, establecemos una conexión cifrada entre nuestro dispositivo y un servidor VPN. El lugar donde se encuentra físicamente ese servidor VPN se denomina ubicación del servidor, por ejemplo, Nueva York.

Algunos proveedores de VPN nos permiten seleccionar servidores a nivel de ciudad, por ejemplo, Londres, o Melbourne. Por contra, otros solo nos permiten seleccionar servidores a nivel de país, por ejemplo, Alemania, o Brasil. EN este último caso, la VPN selecciona automáticamente para nosotros un servidor de una ciudad.

Los proveedores de VPN suelen tener solo una ubicación de servidor por país. Estos países no son grandes en términos geográficos, no tienen muchos usuarios, o ambas cosas. Por lo tanto, no tiene mucho sentido invertir en demasiadas ubicaciones de servidor.

No es sorprendente, por tanto, que la mayoría de los proveedores de VPN tengan muchos servidores en los Estados Unidos, que es un país grande con muchos usuarios. Por contra, muy pocos ofrecen servidores en Luxemburgo. Y si lo hacen, solo en una ciudad.

En nuestro análisis, nos centramos en países, más que en ciudades.

Entonces ¿por qué importan las ubicaciones de los servidores?

Por dos razones.

  1. Velocidad

Cuanto más próximos estemos a un servidor VPN, mayor la velocidad de descarga. Después de todo, enviar datos cifrados de un lado a otro entre nuestro dispositivo y el servidor VPN consume tiempo. De modo que vamos a querer seleccionar un proveedor de VPN con un servidor relativamente próximo a nosotros. Esto puede querer decir un país en nuestro mismo continente, nuestro mismo país o incluso nuestra misma ciudad, dependiendo de donde vivamos.

Dado que la mayoría de las VPN concentran sus servidores en las ubicaciones donde reside el mayor número de sus clientes (Norteamérica, Europa Occidental, Sudeste Asiático, Este de Asia y Australia), es especialmente importante que los usuarios fuera de esas regiones comprueben las ubicaciones disponibles, ya que tendrán menos servidores próximos a ellos por parte de casi todos los proveedores.

  1. Desbloqueo de contenidos

Ciertos servicios en línea están limitados a regiones específicas. Un buen ejemplo de ello es Netflix, que ofrece diferentes contenidos en los Estados Unidos que los usuarios de otras regiones no pueden ver. El uso de una VPN nos permitirá desbloquear estos programas.

Esto funciona de modo que nos conectamos a un servidor VPN dentro de los Estados Unidos, por ejemplo, Los Ángeles. Netflix verá la dirección IP de ese servidor, en lugar de la nuestra. Por lo tanto, cree que estamos en los Estados Unidos y nos mostrará la programación local.

Esto funciona también para otros servicios con limitaciones geográficas.

2. Plataformas y dispositivos

¿Qué hemos sometido a prueba?

Hemos analizado los sistemas operativos, dispositivos de streaming, consolas de juegos y enrutadores compatibles para cada VPN. También hemos comprobado si el proveedor ofrece extensiones de navegador dedicadas. Hemos comprobado lo siguiente:

  • Sistemas operativos Windows, Mac, Android, iOS y Linux.
  • Dispositivos de streaming: Apple TV, Android TV, Chromecast y Roku.
  • Consolas de juegos: PlayStation, Xbox y Nintendo.
  • Otros: Enrutadores.
  • Extensiones de navegador: Chrome, Firefox y Safari.

Entonces ¿que son las plataformas y los dispositivos, y por qué importa?

Cuando hablamos de plataformas, queremos decir sistemas operativos.

El sistema operativo es la interfaz mediante la cual interactuamos con nuestro dispositivo. También gestiona todos los demás programas instalados en el mismo, tales como el cliente VPN. Hay cinco sistemas operativos principales: Windows, Mac, Android, iOS y Linux. Por encima de todo, los proveedores de VPN deben ser compatibles con tantos sistemas operativos como sea posible, ya que es eso lo que les permite dar servicio a un mayor número de usuarios.

Cuando hablamos de dispositivos, queremos decir consolas de juegos y dispositivos de streaming.

Ambos tipos de dispositivos se emplean para jugar o ver contenidos mediante streaming. Las consolas de juegos más comúnmente utilizadas son Playstation, Xbox y Nintendo. En cuanto al streaming, los dispositivos más populares son Apple TV, Amazon Fire TV, Chromecast y Roku. El hecho de poseer una aplicación dedicada, o algún tipo de sistema para estos dispositivos, no es algo ineludible para una VPN, pero sin duda muy apreciado por usuarios específicos.

Las extensiones de VPN para navegadores, tales como Chrome, Firefox o Safari, son versiones muy ligeras de la aplicación instalada en nuestro dispositivo. Algunas, tales como la extensión de ExpressVPN, nos permiten controlar nuestra aplicación de VPN de forma remota desde nuestro navegador. La mayoría, sin embargo, solo son proxys, en lugar de una VPN al completo. Y es muy importante conocer la diferencia:

La VPN al completo funciona al nivel del sistema operativo. Esto quiere decir que cifra todas nuestras actividades de internet para todas las aplicaciones. La mayoría de las extensiones para navegador de VPN ofrecen mucha menos protección:

  • En su forma más básica, operan como un servidor proxy, pero no cifran nuestros datos. Ello quiere decir que enrutan nuestro tráfico a través un servidor VPN, por ejemplo, un servidor en Nueva York. Así, logran que los sitios web crean que nos encontramos en Nueva York. Aunque nuestra IP y ubicación reales están ahora ocultas, nuestro tráfico no está cifrado.
  • En una forma más avanzada, funcionan como servidor proxy y encriptan nuestro tráfico. De esta forma, sí emulan a una verdadera VPN. Sin embargo, debemos tener en cuenta que es solo el tráfico de nuestro navegador que está protegido ahora. Todas las demás actividades de nuestro dispositivo que no operen a través del navegador lo hacen al descubierto

3. Número de conexiones

¿Qué hemos sometido a prueba?

Hemos comprobado el número de conexiones que se nos permite efectuar simultáneamente con una sola suscripción. En otras palabras, el número de dispositivos (portátil, teléfono, televisión) que se nos permite conectar con un solo pago.

También hemos calculado el coste de cada conexión única. Esto lo hacemos dividiendo la suscripción anual para los clientes en Estados Unidos entre el número de conexiones.

Entonces ¿qué es el número de conexiones y por qué importa?

El número de conexiones nos dice cuántos dispositivos se nos permite conectar con una sola suscripción. Si es un único usuario quien utiliza la VPN, tres dispositivos suelen bastar. Después de todo, podemos entonces proteger nuestro portátil, nuestro teléfono y, opcionalmente, nuestro dispositivo de streaming o consola de juegos.

Sin embargo, si planeamos compartir nuestra VPN con un amigo o dentro de una familia, el cuento cambia. Ser capaz de conectar siete dispositivos simultáneamente nos permite, de golpe y porrazo, proteger nuestro propio portátil y teléfono móvil, además de los de dos amigos. Ahora podemos dividir el coste de la VPN y la relación calidad-precio es mucho mayor.

4. Streaming y torrenting

¿Qué hemos sometido a prueba?

Hemos comprobado si la VPN funcionaba con Netflix US y si el torrenting (P2P) se permitía en sus servidores.

Entonces ¿qué son el streaming y el torrenting y por qué importa?

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con servicios tales como Netflix, Hulu, BBC iPlayer, Sling TV, HBO Now, Amazon Prime Video y muchos otros. Pero no todos somos conscientes de que sus programas están a menudo limitados geográficamente. Esto quiere decir que no podremos acceder a todos sus contenidos para todos los países. Y desde determinadas ubicaciones, tales como China, no tendremos acceso a Netflix en absoluto.

Por ello, se ha convertido en una práctica popular conectarse a un servidor de VPN de Estados unidos antes de acceder a dicho servicio. Como a ojos de Netflix estamos accediendo a su contenido desde un ordenador sito en Estados Unidos, nos mostrará todos los contenidos para ese país.

Aunque Netflix ha puesto coto al uso de VPN con su servicio, muchos proveedores poseen al menos un servidor que todavía funciona.

La descarga mediante torrent es un poco más compleja. En esencia, el torrenting es simplemente una compartición de archivos. Sin embargo, se realiza de una forma muy inteligente.

Imaginemos que estamos descargando una película (sin copyright) mediante torrent.

En lugar de descargar esa película directamente, descargamos un torrent, que también se denomina rastreador o tracker. Mediante este archivo, podemos descargar la película a través de una aplicación dedicada, tal como BitTorrent o uTorrent.

La película se divide en piezas más pequeñas, denominados paquetes. Estos paquetes se almacenan en un servidor, conocido como semillero, además de en un enorme conjunto de otros ordenadores que se están descargando esa misma película. Estos ordenadores se denominan peers, o pares (es decir, otros usuarios como nosotros).

En este sistema, cada par funciona como un miniservidor. Esto es porque todos los que estamos descargando la película también estamos subiendo las partes de la misma que ya hemos descargado. De ahí el nombre de peer-to-peer (P2P), o de par a par.

Es un sistema inteligentísimo, diseñado para aligerar la carga de la red. Y no tiene nada de ilegal. El problema surge cuando descargamos una película que sí está sujeta a derechos de autor.

Algunos países, por tanto, han cerrado los sitios web de torrenting y algunas personas en los Estados Unidos han sido demandadas por descargar material sujeto a copyright. Aunque tales demandas suelen quedarse en nada, la demanda podría haberse evitado por completo si quien realizaba la descarga hubiese ocultado su actividad en internet con una VPN.

Tengamos en cuenta que siempre somos responsables, a título personal, de cómo empleamos nuestra VPN. Ni SoftwareLab ni ninguno de los proveedores de VPN nos aconsejan que descarguemos o subamos material sujeto a derechos de autor.

5. Elusión de censuras

¿Qué hemos sometido a prueba?

Hemos comprobado qué VPN funciona de manera fiable en China, una de las regiones sometidas a mayor censura del mundo.

Entonces ¿qué es la censura y por qué importa?

Existe una cantidad sorprendente de países que censuran internet. Según un informe de The Freedomhouse, hay 19 países que limitan severamente el acceso del público a internet mediante el bloqueo de un gran número de sitios web y servicios. Un problema de enorme calado.

Después de todo, no solo usamos internet para comunicarnos, trabajar, y viajar. Pero, lo que es igualmente importante, lo usamos para aprender sobre política, religión y otros temas que no deben ser censurados por la oligarquía de los poderosos. Es, por lo tanto, esencial que internet siga siendo un espacio libre y abierto.

Emplear una VPN nos permite encriptar nuestro uso de la red, asegurándonos de que los Gobiernos no puedan ver lo que hacemos. Además, nos permite conectarnos a servidores en otros lugares del mundo y ver sitios web como si fuésemos residentes en el mismo, burlando la censura.

Por supuesto, los Gobiernos son conscientes de que las VPN son capaces de eludirla. Por ello, algunos están dando pasos para bloquear el uso de VPN.

En un juego permanente de gato y ratón, ciertos proveedores de VPN están desarrollando tecnologías para enmascarar el tráfico de VPN y hacerlo parecer como tráfico ordinario HTTPS. Esto se lo pone más difícil a un Gobierno a la hora de detectar el uso de una VPN. Un buen ejemplo de tal tecnología es el protocolo Chameleon, desarrollado por VyprVPN.

Dado que China, empleando su peculiar Gran Muralla digital, no solo posee una de las censuras más extensas del mundo sino que afecta al mayor número de personas, constituye la base de nuestras pruebas.

Transparencia sobre nuestros anunciantes

SoftwareLab.org es una empresa independiente de testado de software. Para mantener la gratuidad de tu acceso a nuestra información, cobramos una comisión cuando realizas una compra a través de alguno de los vínculos. Con ello, contribuyes a financiar el testado independiente, por lo que te damos las gracias. Esperamos que nuestra labor esté a la altura.