¿Qué es la ingeniería social? Los 9 ejemplos más terribles

Por Tibor Moes / Actualizado: enero 2024

¿Qué es la ingeniería social? Los 10 ejemplos más terribles

La ingeniería social representa una sofisticada técnica de manipulación que explota la psicología humana para eludir las prácticas de seguridad estándar.

En este artículo, exploraremos nueve de los ataques de ingeniería social más notorios, revelando cómo se ejecutaron y sus importantes repercusiones en organizaciones e individuos.

¿Qué es la ingeniería social? La ingeniería social es el arte de engañar a la gente para que facilite información confidencial. Es como el carterismo digital, en el que el ladrón utiliza la manipulación y la persuasión, no la fuerza física, para robar sus valiosos datos.

  • Virus ILOVEYOU (2000): Un gusano informático que se hizo pasar por una carta de amor y se propagó rápidamente por todo el mundo. Infectó a más de diez millones de ordenadores personales con Windows.
  • Violación de datos de Target (2013): Una violación masiva de la seguridad en Target Corporation provocó la exposición de los datos de pago de millones de clientes. Aproximadamente 40 millones de cuentas de tarjetas de crédito y débito se vieron comprometidas.
  • Hackeo a Sony Pictures (2014): Un ataque a Sony Pictures liberó un tesoro de información sensible, causando importantes daños financieros y de reputación. Sony Pictures destinó 15 millones de dólares a gestionar los daños del hackeo.
  • Anthem Inc. Breach (2015): Una importante violación de datos sanitarios expuso la información personal de casi 79 millones de personas. Anthem llegó a un acuerdo por la violación de las normas de privacidad y seguridad de la HIPAA por 16 millones de dólares.
  • Filtración de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (2016): Miles de correos electrónicos y archivos adjuntos del DNC se filtraron públicamente, impactando en el panorama político estadounidense. La filtración incluía 19.252 correos electrónicos y 8.034 archivos adjuntos.
  • El ransomware Bad Rabbit (2017): Un ataque de ransomware que encriptó los datos de los usuarios y exigió el pago en Bitcoin. Los atacantes fijaron el rescate en 0,05 Bitcoins, aproximadamente 290 dólares de la época.
  • Estafa de phishing de Google y Facebook (2013-2015, revelada en 2017): Un esquema fraudulento que embaucó a dos gigantes tecnológicos con una importante cantidad de dinero. El estafador robó un total de 100 millones de dólares a Google y Facebook.
  • Estafa Bitcoin en Twitter (2020): Un ciberataque en Twitter utilizó cuentas de alto perfil para promover una estafa de bitcoin. El esquema amasó más de 100.000 dólares en Bitcoin.
  • Ataque a la cadena de suministro de SolarWinds (2020): Una sofisticada brecha que comprometió la cadena de suministro de software, afectando a numerosas organizaciones. Hasta 18.000 usuarios del software Orion de SolarWinds pueden haberse visto impactados.

No se convierta en víctima de la ciberdelincuencia. Proteja su PC con el mejor software antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Ejemplos de ingeniería social

1. El virus ILOVEYOU (2000)

En el año 2000, surgió un insidioso gusano informático conocido como el virus ILOVEYOU, que provocó una crisis mundial en la seguridad digital. Era el 5 de mayo cuando este aparentemente inocente archivo adjunto a un correo electrónico comenzó su andadura, disfrazado de carta de amor.

El impacto fue inmediato y asombroso: más de diez millones de ordenadores personales con Windows fueron infectados, según informó Wired.

Este virus no sólo explotaba las vulnerabilidades del software, sino que también jugaba con la curiosidad y el deseo de conexión naturales del ser humano. Fue un duro recordatorio de cómo un simple clic puede provocar un caos generalizado en el ámbito digital.

2. La filtración de datos de Target (2013)

Avanzamos rápidamente hasta 2013 y asistimos a una de las brechas más importantes de la historia del comercio minorista. El 19 de diciembre, Target Corporation, un gigante del sector minorista, confirmó un escenario de pesadilla: aproximadamente 40 millones de cuentas de tarjetas de crédito y débito habían quedado expuestas debido a una brecha en su red.

Este incidente, detallado en un informe del Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de EE.UU., no fue sólo una violación de la seguridad digital; fue una violación de la confianza de los clientes.

Puso de manifiesto las devastadoras consecuencias de los ataques de ingeniería social, en los que se utilizaron sofisticadas tácticas para infiltrarse en la red de Target, lo que finalmente condujo al robo masivo de datos. Esta brecha sirvió como una llamada de atención para la industria minorista, haciendo hincapié en la necesidad crítica de medidas de ciberseguridad robustas.

3. El pirateo de Sony Pictures (2014)

En 2014, Sony Pictures se enfrentó a un ciberataque que fue mucho más allá del ámbito de los inconvenientes digitales, marcando un acontecimiento significativo en la historia de los ciberataques corporativos.

Este ataque, que acaparó la atención de los medios de comunicación, provocó la divulgación de datos confidenciales, incluida información personal sobre los empleados de Sony Pictures y sus correos electrónicos, copias de películas inéditas de Sony y otros datos críticos.

Las repercusiones financieras fueron sustanciales. En el primer trimestre de 2015, Sony Pictures tuvo que destinar la asombrosa cifra de 15 millones de dólares para gestionar los continuos daños derivados del hackeo, según informó Time.

Este incidente no sólo puso de manifiesto los costes financieros asociados a este tipo de infracciones, sino que también suscitó serias preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de la información corporativa.

4. Anthem Inc. Breach (2015)

La filtración de Anthem Inc. en 2015 es un claro ejemplo de las vulnerabilidades de la seguridad de los datos sanitarios. La brecha expuso la información personal de aproximadamente 78,8 millones de individuos, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Estados Unidos.

Los datos comprometidos incluían nombres, fechas de nacimiento, números de la seguridad social, identificaciones de asistencia sanitaria y otra información sensible. Como resultado de esta violación, Anthem acordó pagar 16 millones de dólares a la Oficina de Derechos Civiles (OCR) del HHS. Este pago formaba parte de un acuerdo por violación de las normas de privacidad y seguridad de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA).

La brecha de Anthem no fue sólo una catástrofe financiera, sino también una clara violación de la confianza de los pacientes, lo que subraya la necesidad crítica de medidas estrictas de seguridad de los datos en el sector sanitario.

5. Filtración de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (2016)

La filtración de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) en 2016 fue un acontecimiento sísmico en el mundo de la política, que puso de relieve la vulnerabilidad de las comunicaciones digitales en el ámbito político.

Como informó The Washington Post, esta filtración supuso una asombrosa recopilación de 19.252 correos electrónicos y 8.034 archivos adjuntos del DNC, el órgano de gobierno del Partido Demócrata de Estados Unidos. El impacto de esta filtración fue profundo, no sólo por su magnitud, sino también por el momento en que se produjo: la víspera de la Convención Demócrata.

La filtración dejó al descubierto deliberaciones internas y comunicaciones confidenciales, lo que provocó importantes repercusiones políticas y un acalorado debate sobre la ciberseguridad en las organizaciones políticas. Este incidente sirvió como un duro recordatorio de la necesidad crítica de contar con sólidas medidas de seguridad digital en las entidades políticas y de las consecuencias potenciales de su incumplimiento.

6. El ransomware Bad Rabbit (2017)

2017 fue testigo de la aparición del ransomware Bad Rabbit, un ciberataque dirigido tanto a organizaciones como a consumidores. Los atacantes exigieron un rescate de 0,05 Bitcoins, equivalentes a unos 290 dólares de la época, como señala Moonlock.

Para ponerlo en perspectiva, en términos actuales, esa cantidad rondaría los 1.070 dólares. Bad Rabbit se propagó rápidamente, cifrando los datos de los ordenadores infectados y exigiendo el rescate de las claves de descifrado.

Este ataque puso de relieve la naturaleza evolutiva de las ciberamenazas y la importancia de mantener actualizadas las medidas de seguridad. También puso de relieve la creciente tendencia a utilizar criptomonedas en los ataques de ransomware, lo que añade una capa de complejidad a la economía de la ciberdelincuencia y a su trazabilidad.

7. Estafa de phishing de Google y Facebook (2013-2015, revelada en 2017)

Entre 2013 y 2015, se desarrolló una monumental estafa de phishing dirigida a dos de los nombres más importantes de la industria tecnológica: Google y Facebook.

Evaldas Rimasauskas, el cerebro detrás de esta trama, orquestó un sofisticado fraude que consiguió desviar la friolera de 100 millones de dólares de estos gigantes tecnológicos, según informa BBC News. La estafa consistía en elaborar facturas falsas y hacerse pasar por un fabricante asiático legítimo, con el que Google y Facebook realizaban transacciones habitualmente.

Este caso de gran repercusión no sólo puso de manifiesto las vulnerabilidades incluso de las empresas más avanzadas tecnológicamente, sino que también arrojó luz sobre la sofisticación y audacia de los ciberdelincuentes modernos. Fue una llamada de atención a las organizaciones de todo el mundo sobre la importancia de verificar las solicitudes financieras y los costes potenciales de la complacencia en las prácticas de seguridad digital.

8. Estafa Bitcoin en Twitter (2020)

En 2020, un tipo diferente de atraco digital tomó al mundo por sorpresa, esta vez implicando al gigante de las redes sociales Twitter. En un ciberataque coordinado, 130 cuentas de Twitter de alto perfil fueron comprometidas por actores externos. Estas cuentas, pertenecientes a conocidas personalidades y corporaciones, se utilizaron para promover una estafa con bitcoins, según detalla BBC News.

Los estafadores publicaron mensajes instando a sus seguidores a enviar bitcoin, prometiendo duplicar cualquier cantidad recibida. Este audaz esquema consiguió recaudar más de 100.000 dólares en Bitcoin antes de ser clausurado.

Este incidente no sólo demostró las vulnerabilidades de las plataformas de medios sociales, sino también la creciente tendencia a utilizar monedas digitales para actividades fraudulentas. Subrayó la necesidad de reforzar las medidas de seguridad en las redes de medios sociales y suscitó una gran preocupación por el posible uso indebido de cuentas influyentes para difundir estafas o desinformación.

9. Ataque a la cadena de suministro de SolarWinds (2020)

El ataque a la cadena de suministro de SolarWinds, que salió a la luz en 2020, es un escalofriante testimonio de la complejidad y la escala de las ciberamenazas modernas. Este sofisticado ciberataque tenía como objetivo el software Orion, un sistema de gestión de redes ampliamente utilizado desarrollado por SolarWinds.

Según informó TechXplore, SolarWinds reveló que hasta 18.000 usuarios de su software Orion podrían haberse visto afectados por esta brecha de seguridad. Los atacantes consiguieron insertar una vulnerabilidad en las actualizaciones del software, lo que les permitió infiltrarse en los sistemas de numerosas agencias gubernamentales y grandes empresas de todo el mundo.

Este incidente no sólo puso de relieve la destreza técnica de los atacantes, sino que también expuso los riesgos inherentes a la cadena de suministro de desarrollo y distribución de software. El ataque a SolarWinds sirve como un duro recordatorio de las consecuencias de largo alcance que puede tener un solo punto de vulnerabilidad, lo que pone de relieve la necesidad de protocolos de seguridad integrales en cada etapa de la cadena de suministro de software.

Conclusión

En conclusión, los ejemplos de ataques de ingeniería social que hemos explorado -desde el extendido virus ILOVEYOU hasta el intrincado ataque a la cadena de suministro de SolarWinds- demuestran la naturaleza evolutiva y sofisticada de las ciberamenazas. Estos incidentes subrayan la necesidad de una vigilancia constante y de medidas de seguridad sólidas tanto en los entornos digitales personales como en los de las organizaciones.

Además, en el mundo digital actual, no se puede exagerar la importancia de un software antivirus robusto, especialmente para los usuarios de Windows 11. Invertir en soluciones antivirus reputadas de marcas de confianza como Norton, Avast, TotalAV, Bitdefender, McAfee, Panda o Avira es más que una precaución; es un paso fundamental para protegerse contra las amenazas cada vez mayores de los ciberataques.

Estas herramientas no sólo proporcionan una protección esencial contra el malware y los virus, sino que también ofrecen capas de seguridad para defenderse de las sofisticadas tácticas utilizadas en la ingeniería social. Al elegir una solución antivirus fiable, los particulares y las organizaciones pueden reducir significativamente su vulnerabilidad ante estos riesgos cibernéticos en constante evolución.

Fuentes

  1. Wired.com
  2. Comercio.senado.gov
  3. Time.com
  4. HHS.gov
  5. Washingtonpost.com
  6. Moonlock.com
  7. BBC.com
  8. BBC.com
  9. Techxplore.com

 

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.