¿Qué es la respuesta a incidentes? Todo sobre ello

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es la respuesta a incidentes? Todo sobre ello (2023)

¿Qué es la respuesta a incidentes? 

En la era de la rápida evolución de las ciberamenazas, las organizaciones deben mantenerse vigilantes y preparadas para hacer frente a diversos incidentes de seguridad. Una estrategia eficaz de respuesta a incidentes es vital para limitar los daños, permitir una rápida recuperación y aprender de los incidentes. En esta entrada del blog, nos sumergiremos en el mundo de la respuesta a incidentes y proporcionaremos una guía completa para comprender su definición, proceso, plan, equipos, herramientas y mejores prácticas.

Resumen

  • La respuesta a incidentes es un proceso organizado para gestionar rápida y eficazmente las ciberamenazas o las brechas de seguridad con el fin de minimizar los daños y recuperarse lo antes posible.
  • Ayuda a las organizaciones a identificar, contener y eliminar las amenazas maliciosas, limitando el impacto de las violaciones de datos y otros incidentes de ciberseguridad.
  • La respuesta a un incidente implica cinco etapas distintas: preparación, detección y análisis, contención, erradicación y recuperación. Las actividades posteriores al incidente, como el debriefing y el aprendizaje, ayudan a garantizar que la organización esté mejor preparada para futuros incidentes.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

La importancia de la respuesta a incidentes

Con el aumento de los ciberataques, contar con un sólido plan de respuesta a incidentes puede ayudar a las organizaciones a limitar los daños, recuperarse rápidamente e incluso aprender de los incidentes. Cuando la respuesta a incidentes se planifica adecuadamente y sigue las mejores prácticas, ayuda a reducir los impactos negativos y garantiza que la empresa pueda recuperarse rápidamente. Los brotes de malware, los ataques DDoS y el robo de credenciales pueden ser altamente perturbadores si una empresa no está preparada para manejarlos.

La comprobación periódica de los planes de respuesta a incidentes es crucial para garantizar su eficacia e identificar cualquier laguna. Los ciberataques pueden dañar considerablemente la reputación de las marcas, lo que puede provocar la marcha de los clientes y la imposición de cuantiosas multas. Disponer de un plan para responder con confianza a las preguntas clave sobre un ataque no sólo puede mejorar la postura de seguridad de una organización, sino que también ayuda a evaluar cualquier posible responsabilidad legal o reglamentaria.

Definición de la respuesta a incidentes

La respuesta a incidentes es una parte esencial del mantenimiento de la ciberseguridad. Se trata de un conjunto de políticas y procedimientos que ayudan a identificar, contener y eliminar los ciberataques. Un plan de respuesta a incidentes sirve para guiar a la organización durante una crisis y garantizar que todo el mundo conoce su papel y sus responsabilidades. El ciclo de vida de la respuesta a incidentes implica la preparación, identificación, contención, erradicación, recuperación y aprendizaje de cualquier lección.

Los equipos de respuesta a incidentes suelen incluir miembros de los equipos ejecutivo, jurídico, de RRHH, de comunicaciones y de TI. En cuanto a las herramientas, suelen consistir en servicios gestionados, análisis forense digital, planes de respuesta a incidentes y plataformas de orquestación, automatización y respuesta de seguridad (SOAR).

El Equipo de Respuesta a Incidentes: Funciones y responsabilidades

Un equipo de respuesta a incidentes es un grupo interfuncional que se encarga de todos los pasos y procesos necesarios para la respuesta a incidentes. El equipo de respuesta a incidentes tiene dos objetivos principales. En primer lugar, detectar y responder a los eventos de seguridad. En segundo lugar, reducir el impacto empresarial de estos eventos. Estos equipos, también conocidos como CSIRT, CIRT o CERT, son esenciales para respaldar las políticas, los procesos y las herramientas de seguridad.

En los equipos de respuesta a incidentes pueden participar directivos, analistas, investigadores, expertos en TI, juristas, gestores de riesgos, RR.HH. y especialistas en relaciones públicas. Las partes interesadas ajenas al ámbito de la seguridad, como los juristas, los gestores de riesgos, los RRHH y otras funciones empresariales, pueden contribuir con valiosas aportaciones a la hora de evaluar las implicaciones legales, hacer frente a las amenazas internas o a las fugas de datos y garantizar que todo el mundo disponga de la información adecuada.

Componentes clave de un plan de respuesta a incidentes

Un plan eficaz de respuesta a incidentes se basa en seis elementos esenciales: preparación, identificación, contención, erradicación, recuperación y lecciones aprendidas. Estos elementos también se reflejan en el marco de respuesta a incidentes del NIST y en el plan de seis pasos del SANS Institute.

Es importante seguir cada fase en orden, ya que cada una se basa en la anterior.

Preparación

Contar con un plan de respuesta a incidentes bien preparado es clave para responder a los incidentes de seguridad con rapidez y eficacia, ayudando a reducir la cantidad de daños, el tiempo necesario para recuperarse y los costes generales. La fase de preparación implica revisar las medidas y políticas de seguridad, realizar una evaluación de riesgos, decidir cómo responder a los distintos tipos de incidentes, perfeccionar las políticas y procedimientos, y establecer un plan de comunicación y asignación de funciones durante un incidente.

Para prepararse para un incidente, las organizaciones deben revisar las medidas y políticas de seguridad existentes, realizar evaluaciones de riesgos, priorizar las respuestas para los distintos tipos de incidentes, perfeccionar las políticas y procedimientos y establecer un plan de comunicación con funciones y responsabilidades.

Identificación

La fase de identificación de la respuesta a incidentes implica analizar los sucesos para determinar si podrían ser un incidente de seguridad, también conocida como fase de detección de la respuesta a incidentes. Esta fase tiene como objetivo descubrir y analizar cualquier actividad sospechosa, identificar el tipo de ataque, el atacante, sus motivos y preservar cualquier prueba recogida para su uso posterior.

Contención

Una vez identificado el incidente, la fase de contención tiene como objetivo reducir su impacto. Contener y eliminar rápidamente las amenazas es esencial para minimizar el impacto del incidente.

En cuanto se detecta un incidente de seguridad, hay que contener la amenaza e impedir que cause más daños.

Erradicación

La fase de erradicación de la respuesta a incidentes consiste en eliminar y restaurar los sistemas afectados por un incidente de seguridad. La erradicación implica eliminar la amenaza y devolver los sistemas afectados a su estado anterior al incidente, por ejemplo eliminando el malware, parcheando las vulnerabilidades, desactivando las cuentas vulneradas y restaurando los sistemas afectados.

Para evitar la reinfección y reforzar las defensas, las organizaciones deben parchear las vulnerabilidades, desactivar las cuentas comprometidas y reimaginar los sistemas comprometidos.

Recuperación

Recuperarse de un incidente implica conseguir que los sistemas y dispositivos afectados vuelvan a la normalidad, determinar la causa del incidente y asegurarse de que no vuelva a ocurrir. La recuperación es el quinto paso en el proceso de respuesta a incidentes.

Antes de devolver los sistemas afectados a la producción, deben asegurarse y funcionar correctamente mediante pruebas, supervisión y validación.

Lecciones aprendidas

Es crucial aprender de un incidente para prevenir sucesos similares en el futuro, mejorar el proceso de respuesta a incidentes y aumentar la seguridad general. Tras hacer frente a incidentes de seguridad simulados y reales, los equipos de respuesta deben revisar lo sucedido, identificar las lecciones aprendidas, detectar las lagunas de seguridad, sugerir controles adicionales, aportar ideas para mejorar los procesos y actualizar el plan de respuesta a incidentes en consecuencia.

Este proceso de revisión debe incluir un análisis exhaustivo del incidente, incluyendo la causa raíz, la cronología de los acontecimientos, el impacto y la respuesta. La revisión también debe incluir una evaluación de la eficacia de la respuesta y de la eficacia de la revisión.

Marcos y normas de respuesta a incidentes

Los marcos de respuesta a incidentes son planes de respuesta estandarizados diseñados para ayudar a las organizaciones a crear y mantener planes eficaces de respuesta a incidentes. Dichos marcos son creados por organizaciones con amplios conocimientos y experiencia en materia de seguridad, como el NIST, el SANS Institute, la ISO y la ISACA. El marco de respuesta a incidentes del NIST, por ejemplo, es una guía exhaustiva desarrollada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología que describe cómo crear un plan de respuesta a incidentes, un equipo, un plan de comunicación y escenarios de formación.

La utilización de marcos y normas bien conocidos puede proporcionar una valiosa orientación para crear y ajustar los planes de respuesta a incidentes, garantizando que las organizaciones sigan las mejores prácticas y tengan una base sólida para responder a los incidentes de seguridad con eficiencia y eficacia.

Respuesta a incidentes en la nube

La respuesta a incidentes en la nube es el proceso de respuesta a incidentes que se producen en entornos en la nube e incluye pasos como la preparación, la detección y el análisis, la contención, la erradicación y la recuperación. Las organizaciones que utilizan la nube deben ser conscientes de las violaciones de datos, los actores maliciosos, las amenazas internas, los ataques DDoS, el malware y el ransomware, ya que todos ellos pueden afectar a los entornos de nube.

Responder a incidentes en la nube implica adherirse a las mejores prácticas y directrices, de forma similar a la respuesta a incidentes en las instalaciones. Entre las herramientas y tecnologías utilizadas habitualmente para la respuesta a incidentes en la nube se incluyen las plataformas de orquestación, automatización y respuesta de seguridad (SOAR), los sistemas de gestión de eventos e información de seguridad (SIEM) y las herramientas de supervisión de la seguridad en la nube.

Herramientas y tecnologías de respuesta a incidentes

Existen varias herramientas y tecnologías para la respuesta a incidentes, que van desde la prevención, la detección y la respuesta. Las plataformas de respuesta a incidentes son soluciones de software diseñadas para guiar, asistir y automatizar los esfuerzos de respuesta. Las plataformas de orquestación, automatización y respuesta de seguridad (SOAR) son un conjunto de tecnologías que ayudan a los equipos de seguridad a procesar, analizar, identificar y responder a los incidentes de seguridad con una intervención manual mínima o nula.

Las organizaciones están adoptando cada vez más la automatización para la respuesta a incidentes con el fin de reducir la fatiga por alertas, automatizar el triaje de alertas, investigar y responder a las amenazas automáticamente, automatizar la emisión de tickets y alertas y liberar esfuerzos humanos para tareas más importantes. Las plataformas SOAR pueden aumentar la productividad, automatizar las tareas mundanas y de baja prioridad, aprovechar las herramientas de seguridad existentes de forma más eficaz y contextualizada y facilitar la integración de herramientas de terceros.

Externalización frente a respuesta interna a incidentes

A la hora de decidir si gestionar la respuesta a incidentes internamente o subcontratarla a socios externos, las organizaciones deben tener en cuenta factores como disponer del personal adecuado, las herramientas, el presupuesto y el tipo y la complejidad de las amenazas. Muchos proveedores de servicios ofrecen servicios de respuesta a incidentes como parte de su paquete de servicios. Estos servicios pueden contratarse de forma periódica o en caso de emergencia. Los créditos prepagados para servicios de respuesta a incidentes, como los Retenedores de la Unidad 42, pueden utilizarse para otros servicios si no se utilizan.

Compañías como Cynet, que proporcionan CyOps, pueden poner en marcha su potente sistema de detección y respuesta de puntos finales (EDR) en miles de puntos finales en sólo dos horas o menos, proporcionando una rápida protección a las empresas.

Plataformas de orquestación, automatización y respuesta de seguridad (SOAR)

Las plataformas SOAR son soluciones de software eficaces que permiten a los equipos de seguridad combinar y gestionar múltiples herramientas de seguridad en un solo lugar, recopilar datos, enviar alertas a los equipos de seguridad a través de una plataforma centralizada similar a SIEM, y simplificar y automatizar los procesos y flujos de trabajo. Al proporcionar una plataforma centralizada para recopilar datos y alertas, simplificar y automatizar los procesos y flujos de trabajo, y unificar las diferentes herramientas de seguridad, las plataformas SOAR pueden mejorar significativamente la respuesta ante incidentes.

El uso de plataformas SOAR puede ayudar a automatizar los procesos manuales, reducir el tiempo necesario para investigar y responder a los incidentes y proporcionar un único lugar para gestionar las herramientas de seguridad. Además, las plataformas SOAR pueden ayudar a abordar los retos de la cultura de seguridad unificando y automatizando los procesos de seguridad, liberando tiempo para que los equipos de seguridad se centren en tareas de alta prioridad.

Resumen

En conclusión, la respuesta a incidentes es un aspecto fundamental de la ciberseguridad, y las organizaciones deben estar bien preparadas para identificar, contener, erradicar y recuperarse de los incidentes de seguridad. El desarrollo de un plan y un equipo eficaces de respuesta a incidentes, la utilización de marcos y normas establecidos, el aprovechamiento de las capacidades de respuesta a incidentes en la nube y la adopción de herramientas y tecnologías como las plataformas SOAR pueden mejorar significativamente la capacidad de una organización para hacer frente a los incidentes de seguridad. Aprendiendo de los incidentes pasados y perfeccionando continuamente las estrategias de respuesta, las organizaciones pueden ir un paso por delante de las ciberamenazas y proteger sus valiosos activos.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Qué significa respuesta a incidentes?

La respuesta a incidentes es un proceso organizado para gestionar rápida y eficazmente las ciberamenazas o las brechas de seguridad con el fin de minimizar los daños y recuperarse lo antes posible. Ayuda a las organizaciones a identificar, contener y eliminar las amenazas maliciosas limitando el impacto de las violaciones de datos y otros incidentes de ciberseguridad.

¿Cuáles son las 5 fases del proceso de respuesta a incidentes?

La respuesta a un incidente implica cinco etapas distintas: preparación, detección y análisis, contención, erradicación y recuperación.

Las actividades posteriores al incidente, como el debriefing y el aprendizaje, ayudan a garantizar que la organización esté mejor preparada para futuros incidentes.

¿Qué es la respuesta ante incidentes y por qué es importante?

La respuesta a incidentes es un proceso organizado para identificar, responder y aprender de las brechas de seguridad, con el objetivo de limitar los daños y protegerse contra futuros incidentes. Su importancia radica en minimizar el impacto de los ciberataques en las organizaciones, preservando al mismo tiempo sus sistemas y datos críticos.

¿Cuáles son los 7 pasos en la respuesta a incidentes?

A medida que las amenazas a la ciberseguridad se vuelven cada vez más complejas, contar con un plan estructurado de respuesta a incidentes es fundamental para una contención exitosa. Los siete pasos de un plan de respuesta a incidentes incluyen Preparación, Identificación, Contención, Erradicación, Recuperación, Aprendizaje y Re-prueba.

Todos estos pasos son importantes para garantizar una respuesta eficaz a un incidente de seguridad.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.