¿Qué es la seguridad de las aplicaciones? Todo sobre ello

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es la seguridad de las aplicaciones? Todo sobre ello

¿Qué es la seguridad de las aplicaciones?

En el mundo digital actual, la seguridad de las aplicaciones ya no es una opción; es una necesidad. A medida que las ciberamenazas siguen evolucionando, las empresas deben mantenerse a la vanguardia para proteger sus valiosos activos y mantener la confianza de los clientes. Pero, ¿cómo puede asegurarse de que sus aplicaciones son seguras y resistentes frente a posibles ataques?

En esta entrada del blog, exploraremos los entresijos de la seguridad de las aplicaciones, desde sus componentes clave y técnicas de comprobación, hasta las tendencias emergentes y los pasos prácticos para mejorar sus defensas. ¿Listo para sumergirse? Empecemos.

Resumen

  • La seguridad de las aplicaciones es un enfoque proactivo para salvaguardar las aplicaciones y los datos de posibles ataques, infracciones y actividades maliciosas.
  • Implica una combinación de protocolos de autenticación y autorización, encriptación, prácticas de codificación seguras y pruebas de seguridad periódicas.
  • Al adoptar un enfoque proactivo de la seguridad de las aplicaciones, las organizaciones pueden reducir el riesgo de filtraciones de datos y otras infracciones

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Comprender la seguridad de las aplicaciones

La seguridad de las aplicaciones es un conjunto de medidas diseñadas para proteger el software de una organización de las amenazas potenciales que plantean los ciberatacantes, las violaciones de datos y otras fuentes. Abarca una amplia gama de mejores prácticas, funciones y características que deben aplicarse a lo largo de todo el proceso de desarrollo, desde el diseño hasta el despliegue. Con una sólida estrategia AppSec en marcha, las empresas pueden reducir significativamente sus riesgos y ganar confianza en la seguridad de su software.

En el corazón de la seguridad de las aplicaciones se encuentran varios componentes clave, como un cortafuegos de aplicaciones web, la autoprotección de aplicaciones en tiempo de ejecución (RASP), la seguridad de las API y la protección avanzada contra bots. Estas herramientas y tecnologías trabajan juntas para proporcionar una defensa integral contra las vulnerabilidades comunes y las amenazas emergentes.

Manteniéndose al día de las últimas tendencias en seguridad de las aplicaciones y empleando las mejores prácticas, las organizaciones pueden salvaguardar mejor su software y minimizar el riesgo de brechas de seguridad.

Componentes clave de la seguridad de las aplicaciones

La seguridad de las aplicaciones se basa en varios elementos esenciales, como prácticas de codificación seguras, mecanismos sólidos de autenticación y autorización y medidas eficaces de protección de datos. Cada uno de estos componentes desempeña un papel crucial a la hora de garantizar la seguridad y la resistencia de las aplicaciones informáticas.

En las siguientes subsecciones, profundizaremos en cada uno de estos componentes clave y exploraremos cómo contribuyen a una estrategia integral de seguridad de las aplicaciones.

Prácticas de codificación seguras

La codificación segura es la práctica de escribir código seguro y libre de vulnerabilidades. Al adherirse a las mejores prácticas de la industria y aprovechar herramientas como las pruebas estáticas de seguridad de las aplicaciones (SAST), los desarrolladores pueden minimizar el riesgo de fallos de seguridad en su software.

La seguridad de las aplicaciones móviles también es vital, ya que las aplicaciones móviles en plataformas como Android, iOS y Windows Phone están cada vez más en el punto de mira de los ciberdelincuentes. La incorporación de prácticas de codificación segura en su proceso de desarrollo no solo ayuda a reducir las vulnerabilidades potenciales, sino que también fomenta una cultura de seguridad dentro de su organización.

Al hacer de la seguridad una prioridad desde el principio, las empresas pueden crear aplicaciones más resistentes y proteger sus valiosos activos de posibles amenazas.

Autenticación y autorización

Unos mecanismos sólidos de autenticación y autorización son fundamentales para garantizar la seguridad de las aplicaciones. Estos mecanismos ayudan a verificar la identidad de los usuarios y a determinar sus privilegios de acceso, impidiendo el acceso no autorizado a datos y recursos sensibles. Una autenticación y autorización defectuosas pueden plantear riesgos importantes, ya que los atacantes pueden explotar estas vulnerabilidades para asumir la identidad de un usuario legítimo u obtener privilegios no autorizados.

Para hacer frente a estos retos de seguridad, las organizaciones deben implantar sólidos mecanismos de control de acceso que definan claramente las funciones y los privilegios de los usuarios. Adhiriéndose a las mejores prácticas, como el principio del menor privilegio, y empleando controles de seguridad avanzados, las empresas pueden minimizar el riesgo de acceso no autorizado y proteger sus aplicaciones de posibles amenazas.

Protección de datos

La protección de datos es un aspecto vital de la seguridad de las aplicaciones, ya que implica el uso de la encriptación de datos, el almacenamiento seguro y el manejo adecuado de la información sensible dentro de las aplicaciones. Los fallos criptográficos, por ejemplo, pueden provocar la exposición de datos sensibles como contraseñas, historiales médicos y números de tarjetas de crédito, lo que da lugar a infracciones y violaciones de normativas sobre privacidad de datos como el Reglamento General de Protección de Datos de la UE (GDPR) y de normas financieras como las Normas de Seguridad de Datos PCI (PCI DSS).

Para hacer frente a estos riesgos, las organizaciones deben aplicar las mejores prácticas para la protección de datos, incluido el uso de algoritmos de cifrado fuertes, soluciones de almacenamiento seguras y auditorías periódicas de sus procesos de tratamiento de datos. Al dar prioridad a la protección de datos y mantenerse al día con las últimas normas de seguridad, las empresas pueden salvaguardar sus datos sensibles y mantener la confianza de sus clientes.

Amenazas comunes a la seguridad de las aplicaciones

En el mundo de la seguridad de las aplicaciones, las amenazas se presentan de muchas formas. Algunas de las amenazas más comunes incluyen ataques de inyección, cross-site scripting (XSS) y deserialización insegura. Las vulnerabilidades de inyección permiten enviar datos maliciosos al intérprete de una aplicación web, lo que puede causar graves daños. El XSS, por su parte, es una vulnerabilidad del software que permite a los atacantes tomar el control de las conexiones de los usuarios de un sitio web aprovechando una entrada mal gestionada durante la automatización de la página.

La deserialización insegura se produce cuando una aplicación deserializa datos no fiables, lo que puede conducir a la ejecución de código malicioso. Estas amenazas ponen de relieve la importancia de aplicar medidas integrales de seguridad de las aplicaciones y de mantenerse al día con las últimas tendencias y las mejores prácticas. Al comprender los riesgos y los posibles vectores de ataque, las organizaciones pueden proteger mejor sus aplicaciones y mitigar el impacto de estas amenazas comunes a la seguridad.

Técnicas de comprobación de la seguridad de las aplicaciones

Identificar y mitigar las vulnerabilidades de seguridad en las aplicaciones es crucial para garantizar su seguridad y resistencia. Diversas técnicas de pruebas de seguridad de las aplicaciones pueden ayudar a las empresas a lograr este objetivo, como las pruebas estáticas de seguridad de las aplicaciones (SAST), las pruebas dinámicas de seguridad de las aplicaciones (DAST) y las pruebas interactivas de seguridad de las aplicaciones (IAST).

En las siguientes subsecciones, analizaremos cada una de estas técnicas de comprobación con más detalle y exploraremos sus ventajas a la hora de identificar y abordar los posibles riesgos de seguridad.

Pruebas estáticas de seguridad de las aplicaciones (SAST)

Las pruebas estáticas de seguridad de las aplicaciones (SAST, por sus siglas en inglés) son una potente técnica que consiste en inspeccionar el código fuente de una aplicación en busca de debilidades de seguridad. Al examinar el código en las primeras fases del proceso de desarrollo, las SAST pueden ayudar a los desarrolladores a identificar y corregir posibles vulnerabilidades antes de que se conviertan en un problema. Este enfoque proactivo no sólo reduce el riesgo de violaciones de la seguridad, sino que también ayuda a garantizar que las aplicaciones se construyen teniendo en cuenta la seguridad desde el principio.

Las herramientas SAST, como las utilizadas para las pruebas de caja blanca, pueden descubrir una amplia gama de problemas, como vulnerabilidades de la lógica empresarial, problemas de calidad del código, configuraciones erróneas de seguridad y prácticas de codificación inseguras. Al incorporar SAST a su proceso de desarrollo, las organizaciones pueden crear aplicaciones más seguras y minimizar el riesgo de que los fallos de seguridad pasen desapercibidos.

Pruebas dinámicas de seguridad de las aplicaciones (DAST)

Las pruebas dinámicas de seguridad de las aplicaciones (DAST) son otra técnica esencial para detectar vulnerabilidades de seguridad en las aplicaciones. A diferencia del SAST, que se centra en el análisis del código fuente, el DAST examina el comportamiento de una aplicación durante el tiempo de ejecución para identificar posibles riesgos de seguridad. Este enfoque permite a las organizaciones detectar vulnerabilidades que pueden no ser evidentes a partir de un análisis estático del código, proporcionando una visión más completa de la postura de seguridad de su aplicación.

DAST puede ayudar a las organizaciones de muchas maneras. Puede detectar cadenas de consulta, secuencias de comandos, solicitudes y respuestas, utilización de la memoria, solidez de la autenticación, problemas de gestión de cookies, problemas de gestión de sesiones, ejecución de componentes de terceros, inyección de DOM e inyecciones de datos. En general, garantiza la seguridad de la aplicación. Al incorporar el DAST a su proceso de pruebas de seguridad de las aplicaciones, las empresas pueden obtener información valiosa sobre las posibles vulnerabilidades y tomar medidas proactivas para solucionarlas.

Pruebas interactivas de seguridad de las aplicaciones (IAST)

Las pruebas interactivas de seguridad de las aplicaciones (IAST) son una técnica de vanguardia que combina las ventajas tanto de las SAST como de las DAST para proporcionar una visión holística del panorama de seguridad de una aplicación. Al analizar tanto el código fuente como el comportamiento en tiempo de ejecución de una aplicación, IAST puede detectar una gama más amplia de problemas de seguridad, proporcionar información detallada sobre el origen de las vulnerabilidades y señalar líneas específicas del código afectado.

El uso de herramientas IAST puede mejorar en gran medida las capacidades de comprobación de la seguridad de las aplicaciones de una organización y proporcionar una comprensión más completa de los riesgos potenciales. Al integrar el IAST en su proceso de pruebas de seguridad, las empresas pueden identificar y mitigar las vulnerabilidades con mayor eficacia, garantizando la seguridad y resistencia de sus aplicaciones.

Herramientas esenciales para la seguridad de las aplicaciones

Existe una amplia gama de herramientas de seguridad de aplicaciones para ayudar a las organizaciones a proteger sus aplicaciones de posibles amenazas. Algunas de las herramientas más esenciales son los cortafuegos de aplicaciones web (WAF), la autoprotección de aplicaciones en tiempo de ejecución (RASP) y el análisis de composición de software (SCA). Cada una de estas herramientas ofrece capacidades y ventajas únicas, proporcionando una defensa integral contra las vulnerabilidades comunes y las amenazas emergentes.

Los cortafuegos de aplicaciones web (WAF) son fundamentales para supervisar y filtrar el tráfico HTTP entre una aplicación web e Internet, proporcionando protección contra ataques XSS, falsificación de sitios cruzados, inyección SQL e inclusión de archivos. Las herramientas de autoprotección de aplicaciones en tiempo de ejecución (RASP) proporcionan detección y prevención directa de ataques desde el entorno de ejecución de la aplicación. Esta protección ofrece protección en tiempo real en comparación con otras medidas de seguridad. Las herramientas de análisis de composición de software (SCA) crean un inventario de los componentes comerciales y de código abierto de terceros utilizados en los productos de software, ayudando a las organizaciones a identificar y mitigar las vulnerabilidades de seguridad que afectan a estos componentes.

Al aprovechar estas herramientas esenciales para la seguridad de las aplicaciones, las empresas pueden construir una defensa sólida contra las amenazas potenciales y garantizar la seguridad de sus aplicaciones de software.

Adoptar un enfoque DevSecOps

Incorporar la seguridad al proceso de desarrollo es crucial para lograr la seguridad de las aplicaciones. La metodología DevSecOps es un enfoque eficaz que integra la seguridad en todo el ciclo de vida de desarrollo del software, fomentando la colaboración entre los equipos de desarrollo y de seguridad. Al adoptar un enfoque DevSecOps, las organizaciones pueden garantizar que la seguridad se tiene en cuenta en todas las fases del proceso de desarrollo, lo que reduce la probabilidad de que los fallos de seguridad pasen desapercibidos.

Un aspecto clave de la metodología DevSecOps es el concepto de pruebas de “desplazamiento a la izquierda”, que implica incorporar las pruebas de seguridad al proceso de desarrollo en lugar de tratarlas como una ocurrencia tardía. Este enfoque proactivo permite a los desarrolladores identificar y solucionar los problemas de seguridad poco después de que se introduzcan, agilizando el proceso de desarrollo y reduciendo el riesgo de brechas de seguridad.

Al integrar la seguridad en el proceso de desarrollo y adoptar un enfoque DevSecOps, las organizaciones pueden crear aplicaciones más seguras y mitigar el impacto de las posibles amenazas.

Afrontar los retos de la seguridad de las aplicaciones

La aplicación de medidas de seguridad en las aplicaciones puede ser un reto para las organizaciones, ya que pueden carecer de los recursos necesarios, la experiencia o la comprensión de los riesgos que conlleva. Un reto común es la disparidad entre el número de desarrolladores y el de profesionales de la seguridad, con una proporción de alrededor de 100:1. Esta escasez de expertos en seguridad cualificados subraya la importancia de dotar a los equipos de seguridad de un enfoque de seguridad integrado y de las habilidades y conocimientos necesarios para detectar y abordar eficazmente los posibles riesgos para la seguridad.

Para hacer frente a estos retos, las organizaciones pueden adoptar un enfoque DevSecOps, practicar la codificación segura y utilizar herramientas de seguridad de aplicaciones, como SAST, DAST e IAST. Al adoptar estas soluciones, las empresas pueden superar los obstáculos asociados a la aplicación de medidas de seguridad de las aplicaciones y crear aplicaciones más resistentes.

Mejores prácticas para mejorar la seguridad de las aplicaciones

Existen varias prácticas recomendadas que las organizaciones pueden seguir para mejorar la seguridad de sus aplicaciones. Llevar a cabo evaluaciones periódicas de las amenazas es crucial para comprender los riesgos asociados a sus aplicaciones e identificar posibles vulnerabilidades. Al mantenerse al día con las últimas tendencias y mejores prácticas de seguridad, las organizaciones pueden proteger mejor sus aplicaciones y mitigar el impacto de las amenazas de seguridad más comunes.

Otra práctica eficaz es desplazar la seguridad hacia la izquierda en el proceso de desarrollo, incorporando pruebas de seguridad en el ciclo de desarrollo y fomentando una cultura de seguridad dentro de la organización. Este enfoque proactivo permite a los desarrolladores identificar y solucionar los problemas de seguridad poco después de que se introduzcan, agilizando el proceso de desarrollo y reduciendo el riesgo de violaciones de la seguridad.

Por último, la gestión de los privilegios de los usuarios y la aplicación de mecanismos sólidos de autenticación y autorización pueden ayudar a las organizaciones a evitar el acceso no autorizado a datos y recursos sensibles. Al adoptar estas mejores prácticas, las empresas no sólo pueden mejorar la seguridad de sus aplicaciones, sino también crear aplicaciones más resistentes y proteger sus valiosos activos de posibles amenazas.

Tendencias futuras en la seguridad de las aplicaciones

Las tendencias emergentes en la seguridad de las aplicaciones, como el creciente uso de la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático y la automatización en las pruebas de seguridad, están remodelando la forma en que las organizaciones abordan la seguridad de las aplicaciones. Estas tecnologías avanzadas pueden ofrecer una mejor detección de amenazas en tiempo real, ahorrar tiempo en la ciberdefensa y proporcionar soluciones inventivas que van más allá de las capacidades humanas actuales.

Al adelantarse a estas tendencias e incorporar las últimas tecnologías a sus procesos de pruebas de seguridad, las organizaciones pueden identificar y mitigar las vulnerabilidades con mayor eficacia, garantizando la seguridad y resistencia de sus aplicaciones.

A medida que el panorama de la seguridad de las aplicaciones sigue evolucionando, las empresas deben permanecer vigilantes y proactivas en su enfoque de la protección de su software y sus valiosos activos frente a posibles amenazas.

Resumen

En conclusión, la seguridad de las aplicaciones es un aspecto crítico del desarrollo de software moderno. Mediante la comprensión de los componentes clave, el aprovechamiento de las herramientas esenciales y la adopción de las mejores prácticas, como el enfoque DevSecOps, las organizaciones pueden proteger eficazmente sus aplicaciones de posibles amenazas y construir un software más resistente. A medida que el panorama de la seguridad de las aplicaciones siga evolucionando, mantenerse informado sobre las tendencias y tecnologías emergentes, como la IA, el aprendizaje automático y la automatización, será crucial para mantener una defensa sólida contra las ciberamenazas. Con un enfoque proactivo e integral de la seguridad de las aplicaciones, las empresas pueden salvaguardar sus valiosos activos y mantener la confianza de los clientes en un mundo cada vez más digital.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Qué entiende por seguridad de las aplicaciones?

La seguridad de las aplicaciones es un enfoque proactivo para salvaguardar las aplicaciones y los datos de posibles ataques, infracciones y actividades maliciosas. Implica la aplicación de herramientas, mejores prácticas y medidas de seguridad para garantizar que las aplicaciones permanezcan seguras y funcionen como se espera de ellas.

Estas medidas pueden incluir protocolos de autenticación y autorización, cifrado, prácticas de codificación seguras y pruebas de seguridad periódicas. Al adoptar un enfoque proactivo de la seguridad de las aplicaciones, las organizaciones pueden reducir el riesgo de filtraciones de datos y otras infracciones.

¿Cómo lleva a cabo la seguridad de las aplicaciones?

Para llevar a cabo la seguridad de las aplicaciones, es importante identificar las amenazas potenciales, evaluar los puntos débiles en el proceso de seguridad y construir una hoja de ruta para mitigar los riesgos. Además, la infraestructura debe tratarse como insegura, los componentes de seguridad deben automatizarse y probarse, y las aplicaciones no estratégicas deben migrarse a proveedores externos de SaaS para mayor seguridad.

¿La seguridad de las aplicaciones forma parte de la ciberseguridad?

Sí, la seguridad de las aplicaciones es una parte importante de la ciberseguridad porque ayuda a proteger las aplicaciones de software y los datos de posibles amenazas.

La seguridad de las aplicaciones es un componente crítico de cualquier estrategia integral de ciberseguridad.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.