¿Qué es la seguridad IoT? Todo lo que necesita saber (2023)

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es la seguridad IoT?

¿Qué es la seguridad IoT?

Imagine un mundo en el que su cafetera, su termostato e incluso su coche estén conectados a Internet. Este mundo existe hoy en día: se llama Internet de los objetos (IoT). Aunque el IoT aporta comodidad y eficiencia, también conlleva riesgos de seguridad que pueden comprometer nuestros datos sensibles e incluso nuestra seguridad. Entonces, ¿qué es la seguridad del IoT y cómo podemos garantizar la seguridad de nuestros dispositivos conectados?

En esta entrada del blog, exploraremos el concepto de seguridad de IoT, los retos comunes, las estrategias para abordar estos retos, las preocupaciones específicas de la industria, las brechas notables y las mejores prácticas para implementar la seguridad de IoT.

Resumen

  • La seguridad de la IO se refiere a la salvaguarda de los dispositivos y redes conectados en la Internet de las Cosas (IO), garantizando la integridad y privacidad de los datos.
  • Incluye la protección de los dispositivos IoT frente a ciberamenazas, accesos no autorizados y daños, y la garantía de una transferencia segura de datos entre dispositivos.
  • La seguridad del IoT es crucial debido a la creciente ubicuidad de los dispositivos IoT en hogares, industrias y ciudades, cada uno de los cuales presenta vulnerabilidades potenciales.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Definición de la seguridad de la IO

La seguridad de la IO se centra en salvaguardar los dispositivos conectados a Internet y las redes a las que están conectados mediante la identificación, protección y supervisión de los riesgos potenciales, así como la corrección de cualquier vulnerabilidad que pudiera suponer un riesgo para la seguridad de las empresas o los particulares.

La importancia de la seguridad del IoT se debe a que muchos dispositivos IoT se crean sin ninguna medida de seguridad, lo que los convierte en objetivos fáciles de explotar y lanzar ataques por parte de los piratas informáticos. Las implicaciones de los dispositivos IoT inseguros son de gran alcance, desde la violación de datos y el robo de identidades hasta los ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS) que pueden paralizar redes enteras.

Con el ecosistema del IoT en rápida expansión, es más importante que nunca abordar los retos de seguridad del IoT y asegurar los dispositivos para proteger nuestros datos sensibles y la conectividad general a Internet.

Retos comunes de la seguridad del IoT

La seguridad de los dispositivos IoT se enfrenta a varios retos, como una autenticación débil, escasa capacidad de procesamiento, falta de cifrado y normas de seguridad incoherentes. Una autenticación débil deja a los dispositivos IoT vulnerables al acceso no autorizado, lo que puede llevar a que los piratas informáticos los utilicen como parte de una red de bots para propagar malware y lanzar ataques DDoS. La baja potencia de procesamiento dificulta la capacidad de actualizar los dispositivos IoT y utilizar importantes medidas de ciberseguridad como cortafuegos, escáneres antivirus y cifrado de extremo a extremo, dejándolos más susceptibles a la piratería informática.

La falta de cifrado en las transmisiones regulares es otra de las principales preocupaciones, ya que pone en peligro los datos personales y confidenciales. Las tácticas de ataque emergentes, como la comunicación de mando y control entre pares y los gusanos de malware IoT autopropagables, también están planteando nuevas amenazas a la seguridad de IoT. La falta de coherencia de las normas de seguridad en todo el sector dificulta la seguridad de los dispositivos IoT y la comunicación entre máquinas sin aumentar los riesgos.

El escaneado de la red, la ejecución remota de código y la inyección de comandos son técnicas comunes utilizadas para explotar los dispositivos IoT, y alrededor del 41% de los ataques aprovechan las vulnerabilidades de los dispositivos. La red de bots Mirai, una red distribuida de dispositivos IoT no seguros, sirve como ejemplo paradigmático de cómo pueden aprovecharse estas vulnerabilidades para derribar servidores.

Estrategias para abordar los problemas de seguridad del IoT

Para abordar los problemas de seguridad del IoT pueden emplearse diversas estrategias, como la segmentación de la red, la autenticación fuerte, las actualizaciones de firmware y el cifrado. Estas medidas funcionan conjuntamente para impedir el acceso no autorizado, asegurar la comunicación entre dispositivos y garantizar la protección continua de los dispositivos IoT y sus redes conectadas.

Segmentación de la red

La segmentación de la red es un enfoque arquitectónico que divide una red en segmentos más pequeños o subredes para implementar controles y servicios de seguridad para cada subred, creando un entorno más seguro en general. Al aislar los dispositivos IoT de otras partes de la red, se reduce la superficie potencial de ataque y se minimizan los riesgos asociados a los dispositivos interconectados.

Los cortafuegos basados en la red proporcionan una protección adicional al supervisar y restringir el tráfico fuera de la VPN, bloquear determinadas comunicaciones y reconocer intrusiones o intentos de pirateo que no se ajusten a las políticas preconfiguradas. De este modo, incluso si un dispositivo IoT se ve comprometido, el daño se contiene dentro de la red segmentada, evitando la propagación de la actividad maliciosa a otras partes de la red.

Autenticación robusta

Los métodos de autenticación fuerte son cruciales para asegurar los dispositivos IoT y evitar accesos no autorizados. Uno de estos métodos es la infraestructura de clave pública (PKI), un criptosistema asimétrico de dos claves que asegura la comunicación entre dispositivos mediante certificados digitales, garantizando conexiones seguras cliente-servidor entre múltiples dispositivos conectados en red.

Otro método de autenticación es el bloqueo de la Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI), que personaliza las funciones de una tarjeta SIM basándose en un IMEI específico, impidiendo que pueda extraerse y utilizarse en otro dispositivo. Implementando métodos de autenticación robustos, podemos garantizar una comunicación y un acceso seguros entre los dispositivos IoT, minimizando el riesgo de accesos no autorizados.

Actualizaciones de firmware y gestión de parches

Las actualizaciones regulares del firmware y la gestión de parches son esenciales para la seguridad y el rendimiento continuos de los dispositivos IoT. Al descuidar la actualización del firmware y el parcheado de vulnerabilidades, los dispositivos se vuelven susceptibles a ataques maliciosos, violaciones de datos y otros riesgos de seguridad.

Las mejores prácticas para implementar las actualizaciones de firmware y la gestión de parches incluyen la comprobación periódica de las actualizaciones, la utilización de herramientas automatizadas de aplicación de parches y la garantía de que todos los dispositivos tengan la última versión de firmware. Permaneciendo atentas a las actualizaciones y los parches, las organizaciones pueden proteger sus dispositivos IoT de vulnerabilidades conocidas y mantener un ecosistema IoT seguro.

Preocupaciones de seguridad del IoT específicas del sector

Los riesgos de seguridad de la IO no se limitan a ninguna industria específica, sino que afectan a todo, desde los hogares conectados hasta las instalaciones de fabricación y los coches conectados. Cada industria se enfrenta a riesgos de seguridad únicos que pueden acarrear graves consecuencias, como que los piratas informáticos agoten la batería de un marcapasos o tomen el control del motor, el volante, los frenos y la transmisión de un coche.

Por ejemplo, los marcapasos de St. Jude Medical tenían un fallo de seguridad que permitía a los hackers agotar la batería, alterar el ritmo cardíaco o incluso administrar descargas. Del mismo modo, el pirateo del Jeep Grand Cherokee demostró que los ciberexpertos podían hacerse con el control del motor, el volante, los frenos y la transmisión con sólo piratear el sistema multimedia.

Estos incidentes ponen de relieve los riesgos de seguridad únicos a los que se enfrentan las diferentes industrias y el impacto potencial de las brechas de seguridad de la IO en nuestra vida cotidiana.

Brechas notables en la seguridad del IoT y lecciones aprendidas

Las brechas de seguridad de IoT sirven como recordatorio de los peligros potenciales de los dispositivos inseguros y de la importancia de abordar los retos de seguridad de IoT. Entre las brechas más destacadas se encuentran el hackeo de Jeep en 2015 por Charlie Miller y Chris Valasek, la brecha en las tarjetas de crédito de Target y el virus Stuxnet. Estos incidentes demuestran cómo los hackeos de la IO pueden utilizar los dispositivos como puerta de entrada a redes mayores, causando daños generalizados y caos.

A partir de estas brechas, está claro que las organizaciones deben dar prioridad a la seguridad del IoT mediante la aplicación de medidas como la segmentación de la red, la autenticación fuerte, las actualizaciones de firmware y el cifrado. Si aprendemos de los incidentes del pasado y abordamos de forma proactiva los retos de seguridad de la IO, podremos proteger mejor nuestros dispositivos y redes conectados frente a futuras amenazas.

Normas y reglamentos de seguridad de IoT

Varias organizaciones, como la GSM Association, la IoT Security Foundation y el Industrial Internet Consortium, han publicado sus propios marcos de seguridad de la IO para ayudar a estandarizar y guiar al sector. Legislación como la Ley de Mejora de la Ciberseguridad de la IO, la Ley para el Desarrollo de la Innovación y el Crecimiento de la Internet de las Cosas (DIGIT), la GDPR y la SB-327 pretenden proteger la privacidad y la seguridad de los datos de los consumidores ordenando el desarrollo de normas y mejores prácticas de seguridad de la IO.

Estos marcos, normas y reglamentos desempeñan un papel crucial en la promoción de un ecosistema IoT más seguro. Fomentan la colaboración en toda la industria y proporcionan orientación a los fabricantes y proveedores de servicios de IoT, fomentando una responsabilidad compartida para asegurar los dispositivos IoT y proteger los datos de los usuarios.

Mejores prácticas para implantar la seguridad del IoT

Para garantizar la seguridad de los dispositivos y sistemas IoT, las organizaciones deben seguir las mejores prácticas, como el uso de sistemas de gestión de dispositivos, la supervisión de la actividad de los dispositivos y el establecimiento de alertas para actividades sospechosas. También son esenciales el parcheado y la actualización de los dispositivos, lo que implica la instalación de actualizaciones, el despliegue de sistemas de prevención de intrusiones (IPS) y el escaneado regular en busca de vulnerabilidades.

El cifrado es otra práctica clave para asegurar los dispositivos IoT, que puede lograrse mediante el uso de protocolos seguros, cifrando los datos en tránsito y en reposo, y empleando métodos de autenticación seguros. También deben aplicarse la segmentación de la red y los modelos de seguridad de confianza cero, aislando las redes, utilizando cortafuegos y estableciendo políticas de control de acceso para minimizar los riesgos potenciales.

Siguiendo estas buenas prácticas, las organizaciones pueden proteger sus dispositivos y redes IoT de las amenazas a la seguridad y mantener un ecosistema IoT seguro.

Resumen

A medida que el ecosistema IoT continúa expandiéndose, la seguridad de nuestros dispositivos y redes conectados se vuelve cada vez más vital. Desde la comprensión de los retos de la seguridad del IoT hasta la aplicación de estrategias como la segmentación de la red, la autenticación robusta, las actualizaciones de firmware y el cifrado, podemos minimizar los riesgos asociados a los dispositivos IoT y proteger nuestros datos sensibles.

Si aprendemos de los fallos de seguridad del pasado, nos adherimos a las normas y reglamentos del sector y seguimos las mejores prácticas para implementar la seguridad del IoT, podremos construir un ecosistema del IoT más seguro para el futuro. Recuerde, la seguridad de nuestro mundo conectado es una responsabilidad compartida: trabajemos juntos para crear un mañana más seguro y conectado.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Cuál es un ejemplo de seguridad IoT?

Un ejemplo de seguridad del IoT es el uso de cifrado, cortafuegos, detección y respuesta de puntos finales (EDR), gestión de identidades y accesos (IAM), así como herramientas de segmentación de redes para proteger las aplicaciones empresariales, como cámaras de seguridad inteligentes, rastreadores para vehículos, barcos y mercancías, y sensores de maquinaria industrial, para que no se vean comprometidas.

¿Es la seguridad de la IO lo mismo que la ciberseguridad?

No, la seguridad IoT no es lo mismo que la ciberseguridad. Aunque ambas implican la protección en línea de redes y dispositivos, la seguridad de la IO se centra específicamente en el aspecto físico de los dispositivos conectados, como robots, sensores y otros objetos físicos conectados a Internet.

Estos objetos físicos son vulnerables a los ataques, y la seguridad de la IO está diseñada para protegerlos de los actores maliciosos. Implica autenticación, cifrado y otras medidas.

¿Por qué es importante la seguridad en IoT?

Dadas las posibles ciberamenazas y vulnerabilidades que presentan los dispositivos IoT, la seguridad es de suma importancia. Debemos asegurarnos de que nuestros datos y dispositivos conectados están a salvo de accesos no autorizados para minimizar cualquier riesgo asociado a su uso.

De lo contrario, nos abrimos a riesgos importantes como el robo de datos, los ataques de ransomware o la manipulación maliciosa de nuestros sistemas conectados.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor es un ingeniero y emprendedor holandés. Ha probado software de seguridad desde 2014.

A lo largo de los años, ha probado la mayoría de los principales software antivirus para Windows, Mac, Android e iOS, así como muchas VPN.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Este sitio web está hospedado en un servidor de Digital Ocean a través de Cloudways y está construido con DIVI en WordPress.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.