¿Qué es un deepfake? Todo lo que necesita saber (2023)

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es un deepfake? Todo lo que necesita saber (2023)

¿Qué es un deepfake?

En la era digital actual, cada vez es más difícil distinguir entre realidad y ficción. El rápido avance de la tecnología deepfake ha difuminado las líneas que separan la verdad de la falsedad, suscitando preocupaciones sobre el impacto de los medios generados por la IA en la sociedad. ¿Qué es un deepfake, se preguntará? ¿Nos dirigimos hacia una sociedad de confianza cero, en la que ya no podemos creer a nuestros ojos y oídos? Sumerjámonos en el mundo de los deepfakes y exploremos la ciencia que hay detrás de ellos, sus aplicaciones y cómo podemos detectar y protegernos contra esta poderosa tecnología.

Resumen

  • Los deepfakes son un producto de la inteligencia artificial, que tienen el poder de crear contenidos falsos increíblemente realistas como imágenes, audio y vídeos.
  • Aunque existen usos legítimos, como en los videojuegos y el entretenimiento, también tiene un lado más oscuro. Por ejemplo, difundir rápidamente información falsa.
  • La legalidad de los deepfakes es compleja. Por lo general, los deepfakes son lícitos, a menos que entren en conflicto con normativas vigentes como la explotación infantil, la difamación o el discurso del odio.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Definiendo Deepfake: Medios generados por IA

Los deepfakes son un producto de la inteligencia artificial, concretamente de los algoritmos de aprendizaje profundo, que tienen el poder de crear contenidos falsos increíblemente realistas, como imágenes, audio y vídeos. Estos medios generados por la IA pueden ser tan convincentes que a menudo son difíciles de distinguir de imágenes o sonidos reales. El término “deepfake” es una combinación de “deep learning” (aprendizaje profundo) y “fake” (falso), que refleja la tecnología utilizada para crearlos.

Aunque la tecnología de falsificación tiene usos legítimos, como en el audio de los videojuegos, el entretenimiento y la atención al cliente, también tiene un lado más oscuro. Existe una creciente preocupación por el potencial de los deepfakes para difundir información falsa, sobre todo en la era de las redes sociales, donde la desinformación puede viajar rápidamente y llegar a un vasto público. Esto ha provocado un aumento del interés por desarrollar técnicas de detección y comprender el panorama jurídico que rodea a los deepfakes.

El proceso de creación de deepfakes implica el uso de técnicas avanzadas de aprendizaje automático, como las redes generativas adversariales (GAN) y los autocodificadores, para crear y perfeccionar contenidos falsos. Con la ayuda de herramientas como Deep Art Effects, Deepswap, Deep Video Portraits, FaceApp, FaceMagic, MyHeritage, Wav2Lip, Wombo y Zao, cada vez es más fácil generar deepfakes en poco tiempo. Como resultado, la necesidad de métodos eficaces de detección y prevención es más crucial que nunca.

La ciencia detrás de la tecnología Deepfake

Para entender cómo se crean los deepfakes, es esencial comprender la tecnología subyacente: las redes neuronales. Éstas son la base de la tecnología deepfake y están diseñadas para imitar la estructura y el funcionamiento del cerebro humano. Constan de nodos interconectados que procesan señales de entrada, realizan cálculos y envían señales de salida a la capa siguiente. La red se hace más profunda con más capas de nodos. Esto permite relaciones más complejas entre las entradas y las salidas.

Los deepfakes se crean principalmente mediante dos algoritmos: un generador y un discriminador. El generador se encarga de elaborar el contenido digital falso original de acuerdo con el resultado deseado. A continuación, el discriminador evalúa el realismo del contenido creado. Este proceso se repite en un bucle continuo. De este modo, el generador se vuelve más hábil en la producción de contenidos realistas y mejora la capacidad del discriminador para detectar los fallos.

La ciencia de la tecnología deepfake ha evolucionado rápidamente en los últimos años, con investigadores y desarrolladores perfeccionando continuamente sus técnicas para crear falsificaciones más convincentes e indetectables. A medida que las deepfakes se vuelven cada vez más sofisticadas, la necesidad de métodos eficaces de detección y prevención se hace más urgente.

Redes generativas adversariales

Las redes generativas adversariales, o GAN, desempeñan un papel fundamental en la creación y el perfeccionamiento de deepfakes. Constan de dos componentes: un generador y un discriminador. El generador crea una imagen utilizando datos aleatorios de un conjunto de datos de entrenamiento, mientras que la tarea del discriminador es identificar las imágenes reales de las sintéticas. El proceso es iterativo, y el generador y el discriminador mejoran su rendimiento a medida que aprenden el uno del otro.

La capacidad de las GAN para detectar y refinar las imperfecciones de los deepfakes hace que a los detectores de deepfakes les resulte cada vez más difícil identificarlos. Este constante ir y venir entre el generador y el discriminador crea esencialmente una carrera armamentística, con los creadores y los detectores de deepfakes encerrados en un ciclo de mejora continua.

Una aplicación popular de las GAN en la creación de deepfakes es el face-swapping, en el que se intercambian las caras de dos individuos en un vídeo. Esta técnica consiste en utilizar un codificador para aprender las similitudes entre los rostros de dos individuos, comprimir las imágenes y, a continuación, utilizar dos decodificadores para recuperar los rostros a partir de las imágenes comprimidas. Introduciendo las imágenes codificadas en el descodificador “equivocado”, se consigue el intercambio de caras.

Redes neuronales

Las redes neuronales, un tipo de algoritmo de aprendizaje automático, son cruciales para el desarrollo y el funcionamiento de la tecnología deepfake. Intentan imitar la estructura y el funcionamiento del cerebro humano, con aplicaciones en diversos campos como el reconocimiento de imágenes, el procesamiento del lenguaje natural y el análisis predictivo.

Las redes neuronales artificiales (RNA) toman datos brutos como entrada y los pasan a través de capas ocultas hasta la capa de salida. Estas capas ocultas se encargan de procesar los datos de entrada, realizar cálculos y enviar señales de salida a la capa siguiente. A medida que la red neuronal aprende de los datos de entrenamiento, mejora en el reconocimiento de patrones y en la realización de predicciones.

La sofisticación de las redes neuronales ha permitido que la tecnología deepfake avance rápidamente, con el potencial de crear falsificaciones altamente convincentes e indetectables. En consecuencia, el desarrollo de métodos eficaces de detección de deepfakes es de suma importancia para contrarrestar los peligros potenciales que plantea esta tecnología.

Datos de entrenamiento y perfeccionamiento

Los datos de entrenamiento y el refinamiento son componentes críticos en la creación de deepfakes realistas. El proceso comienza con la creación por parte del generador de un contenido digital falso inicial basado en el resultado deseado. A continuación, el discriminador evalúa el grado de realismo o falsedad del contenido inicial. Este proceso se repite una y otra vez. A través de este bucle de retroalimentación continua, tanto el generador como el discriminador mejoran progresivamente su rendimiento. El generador produce contenidos cada vez más realistas, mientras que el discriminador se vuelve mejor a la hora de resaltar los fallos para que el generador los corrija.

Para lograr los resultados más precisos de los medios sintéticos, se necesita una gran cantidad de datos de alta calidad. Cuantos más datos de entrenamiento haya disponibles, mejor podrán aprender y adaptarse los algoritmos de deepfake, lo que dará lugar a falsificaciones más convincentes.

Sin embargo, el uso de datos de entrenamiento y el refinamiento también presentan desafíos para la detección de deepfakes. A medida que los deepfakes se vuelven más realistas y difíciles de detectar, deben desarrollarse nuevas técnicas y estrategias de detección para contrarrestar los riesgos potenciales asociados a esta tecnología.

Aplicaciones de los Deepfakes: Buenas y malas

Los deepfakes tienen una amplia gama de aplicaciones, tanto positivas como negativas. En el lado positivo, pueden utilizarse para el entretenimiento, creando vídeos realistas de famosos o incluso recreando vídeos de personas que ya han fallecido. Los deepfakes también pueden servir para fines educativos, como la creación de vídeos de personajes históricos o personas que ya no viven.

Por desgracia, los deepfakes también tienen aplicaciones negativas. Un asombroso 96% de los 15.000 vídeos deepfake encontrados por la empresa de IA Deeptrace en septiembre de 2019 eran pornográficos. Existe una creciente preocupación de que la tecnología de falsificación se esté utilizando para atacar a las mujeres y crear pornografía no consentida. Además, los deepfakes pueden utilizarse para la propaganda política y el fraude, lo que plantea riesgos significativos para la sociedad.

A pesar de los peligros potenciales, los deepfakes también pueden utilizarse con fines beneficiosos, y es importante tener en cuenta tanto los aspectos positivos como los negativos de esta tecnología. Mientras sigamos desarrollando métodos eficaces de detección y prevención, podremos minimizar el impacto negativo de los deepfakes y aprovechar su potencial para el bien.

Panorama jurídico: ¿Están permitidos los deepfakes?

La legalidad de los deepfakes es una cuestión compleja. Por lo general, los deepfakes se consideran lícitos, a menos que entren en conflicto con normativas vigentes como la explotación infantil, la difamación o el discurso del odio. Cualquier uso de deepfakes que viole las leyes nacionales e internacionales es ilegal. Sin embargo, sólo unos pocos estados, como Texas, Virginia y California, cuentan con una legislación específica relativa a los deepfakes.

Las plataformas de medios sociales como Facebook también han tomado medidas para regular los deepfakes. Antes de las elecciones estadounidenses de 2020, Facebook prohibió los vídeos deepfake que pudieran engañar a los espectadores haciéndoles creer que alguien había dicho algo que en realidad no había dicho. Sin embargo, esta política sólo se aplica a la desinformación generada por IA, dejando intactos los “shallowfakes”.

A medida que la tecnología deepfake sigue evolucionando, es crucial que los legisladores y las plataformas se mantengan a la vanguardia y creen normativas exhaustivas para proteger a las personas y a la sociedad.

Identificación de Deepfakes: Técnicas de detección

Detectar los deepfakes puede ser todo un reto, sobre todo a medida que la tecnología se vuelve más sofisticada. Sin embargo, hay varios signos que pueden indicar la presencia de un deepfake. Los deepfakes de baja calidad pueden mostrar problemas como una mala sincronización de los labios, un tono de piel irregular, parpadeos en los bordes de los rostros transpuestos y dificultades para representar detalles finos como el pelo, las joyas y los dientes.

A medida que avanza la tecnología, también lo hacen los métodos para detectar deepfakes. El Deepfake Detection Challenge, respaldado por Microsoft, Facebook y Amazon, es una competición en curso en la que equipos de investigación de todo el mundo compiten para desarrollar algoritmos de detección de deepfakes. Creando sistemas de detección impulsados por la IA, podemos esperar ir un paso por delante de los creadores de deepfakes y minimizar el daño potencial causado por esta tecnología.

Es esencial que las personas sean conscientes de los signos de los deepfakes y comprendan la importancia de verificar la fuente de la información, especialmente en una época en la que la desinformación puede propagarse rápidamente a través de las plataformas de los medios sociales. Manteniéndonos vigilantes e informados, podemos protegernos a nosotros mismos y a los demás de los peligros potenciales que plantean los deepfakes.

Protección contra los deepfakes: Prevención y defensa

La defensa contra los deepfakes implica el empleo de diversas técnicas y tecnologías. La marca de agua digital y el análisis forense pueden utilizarse para detectar deepfakes modelando las expresiones y los movimientos faciales. La marca de agua ayuda a identificar y detener la propagación de las deepfakes, mientras que el análisis forense las detecta examinando el contenido en busca de incoherencias o anomalías.

Además, algunas plataformas de medios sociales están recurriendo a la tecnología blockchain para verificar la fuente de vídeos e imágenes, lo que proporciona una capa adicional de protección contra las deepfakes. Combinando las técnicas de detección con los avances tecnológicos, podemos desarrollar una defensa sólida contra la tecnología deepfake y mitigar su posible impacto negativo en la sociedad.

Ejemplos reales de deepfakes

Varios ejemplos notables de deepfakes han llamado la atención en los últimos años. El vídeo “Esto no es real”, protagonizado por el ex presidente estadounidense Barack Obama, es uno de ellos, que puso de manifiesto el poder potencial de la tecnología deepfake para manipular la opinión pública. Otro ejemplo es la aplicación “DeepNude”, que utilizaba tecnología falsa para generar imágenes de mujeres desnudas. La app fue finalmente retirada del mercado debido a la reacción del público y a la preocupación por las violaciones de la privacidad.

Estos ejemplos demuestran el poder de la tecnología deepfake y su potencial para causar daños, destacando la importancia de desarrollar métodos eficaces de detección y prevención. Manteniéndonos informados sobre los últimos avances en tecnología falsa y comprendiendo su impacto potencial en la sociedad, podemos protegernos mejor a nosotros mismos y a los demás de sus consecuencias negativas.

La evolución de la tecnología Deepfake

La tecnología deepfake tiene sus raíces en la manipulación de imágenes, con investigadores que en la década de 1990 experimentaron con algoritmos de reconocimiento facial para intercambiar la cara de una persona por otra. La introducción de las Redes Adversariales Generativas (GAN) en 2014 supuso un avance significativo en la tecnología deepfake, permitiendo la creación de falsificaciones más realistas y convincentes.

La publicación de vídeos deepfake por parte de un usuario anónimo de Reddit en 2017 puso la tecnología en el punto de mira, despertando un interés y una preocupación generalizados. Esto llevó a las empresas tecnológicas a invertir en herramientas de detección de deepfakes para combatir los peligros potenciales que plantea la tecnología.

A medida que la tecnología deepfake sigue evolucionando, es esencial que las personas, las organizaciones y los gobiernos se mantengan informados sobre su impacto potencial y desarrollen estrategias para mitigar sus riesgos. Manteniéndonos a la vanguardia e invirtiendo en tecnologías de detección y prevención, podemos garantizar que las deepfakes no causen daños indebidos a la sociedad.

El futuro de los deepfakes y su impacto en la sociedad

El avance continuo de la tecnología falsa tiene el potencial de afectar significativamente a la sociedad de varias maneras. Una de las principales preocupaciones es la creación de una sociedad de confianza cero, en la que la gente ya no pueda distinguir la verdad de la falsedad. Esto podría facilitar a los actores malintencionados sembrar dudas sobre acontecimientos concretos, manipular la opinión pública e incluso cometer fraudes.

Los deepfakes pueden utilizarse para copiar datos biométricos, lo que los convierte en un riesgo para la seguridad personal. Pueden engañar a los sistemas que detectan el reconocimiento del rostro, la voz, las venas o la forma de andar. Además, los deepfakes pueden emplearse para estafar a individuos haciéndose pasar por otra persona y solicitando dinero o información sensible.

Más allá de los peligros potenciales, es crucial considerar las implicaciones más amplias de la tecnología de falsificación en la sociedad. A medida que los sistemas legales y los métodos de detección se adaptan al auge de las deepfakes, debemos permanecer vigilantes e informados para minimizar las consecuencias negativas y maximizar los beneficios potenciales de esta poderosa tecnología.

Resumen

La tecnología deepfake plantea importantes retos y oportunidades para la sociedad. Mientras seguimos desarrollando métodos y estrategias para detectar y prevenir el uso indebido de las deepfakes, es crucial seguir siendo conscientes del impacto potencial en nuestras vidas. Manteniéndonos informados sobre los últimos avances de la tecnología deepfake, podemos trabajar juntos para garantizar que los beneficios de esta poderosa herramienta se aprovechen para el bien, minimizando al mismo tiempo el daño potencial que pueda causar. Abracemos el futuro de los medios generados por IA con precaución, curiosidad y el compromiso de proteger la verdad.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Son ilegales los deepfakes?

Parece que los deepfakes no son ilegales en la actualidad, aunque no existe un acuerdo universal al respecto. Los distintos estados tienen leyes diferentes en vigor y es difícil saber qué se considerará ilegal y qué no a nivel federal. Así que, aunque puede haber algunas consecuencias legales para ciertos usos de los deepfakes, la legalidad de los deepfakes en general sigue siendo ambigua.

¿Cómo funcionan las falsificaciones profundas?

Los deepfakes se crean utilizando tecnología de Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático, lo que les permite manipular elementos visuales y de audio para crear una falsificación convincente. Esta tecnología funciona entrenando algoritmos en conjuntos de datos y luego haciéndolos competir entre sí para crear falsificaciones convincentes.

Los deepfakes son cada vez más populares y sofisticados, lo que supone una grave amenaza para la seguridad y la integridad personal.

¿Por qué están prohibidos los deepfakes en TikTok?

Los deepfakes han sido prohibidos por TikTok debido a su potencial para engañar a los espectadores y causar daño, especialmente cuando se trata de figuras privadas y jóvenes. Esta prohibición sirve como recordatorio de que los deepfakes no deben utilizarse para difundir información falsa o maliciosa.

¿En qué estados es ilegal el deepfake?

Actualmente, los deepfakes sólo son ilegales en Virginia, Texas y California. Virginia y la mayor parte de California tienen leyes relativas a los deepfakes pornográficos, mientras que Texas y parte de California tienen leyes para un subconjunto específico de deepfakes informativos. Si vive fuera de estos estados, es importante que se mantenga informado de la próxima legislación.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.