¿Qué es un equipo rojo? Todo lo que necesita saber

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es un equipo rojo? Todo lo que necesita saber (2023)

¿Qué es un equipo rojo?

En un panorama digital en constante evolución, la necesidad de ciberseguridad nunca ha sido tan crucial. Dado que los ciberataques son cada vez más sofisticados, las organizaciones deben proteger sus redes y datos confidenciales de posibles infracciones. Un enfoque innovador para mejorar la seguridad es el “red teaming”, que ha ganado adeptos como componente vital de las estrategias de ciberseguridad de las organizaciones. Pero, ¿qué es un equipo rojo y cómo puede ayudar a salvaguardar los activos de su organización? Siga leyendo para descubrir los entresijos de los equipos rojos, sus funciones y sus ventajas en el ámbito de la ciberseguridad.

Resumen

  • Un equipo rojo es un grupo especializado de personas autorizadas a realizar ciberataques simulados contra una organización para identificar puntos débiles y reforzar sus sistemas de seguridad.
  • Donde los equipos rojos son los atacantes, los azules son los defensores y los morados son una combinación de ambos.
  • Estos simulacros de ciberataque pueden ser realizados por equipos internos o subcontratados a consultores de ciberseguridad.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Comprender los equipos rojos: Una visión general

Un equipo rojo es un grupo de profesionales de la seguridad que adoptan un enfoque ofensivo para identificar posibles vulnerabilidades en la infraestructura de seguridad de una organización. Al simular el comportamiento de los atacantes del mundo real, los equipos rojos ayudan a las organizaciones a evaluar su postura de seguridad y a poner a prueba sus defensas contra las ciberamenazas. Los equipos rojos emplean una amplia gama de herramientas y técnicas, como escáneres de vulnerabilidades, descifradores de contraseñas, herramientas de suplantación de identidad y herramientas de explotación, entre otras. Su principal objetivo es ayudar a las empresas a evaluar su vulnerabilidad frente a las amenazas externas de los piratas informáticos.

Los ejercicios de red teaming suelen incluir pruebas de penetración, intentos de phishing, ingeniería social, rastreadores de paquetes y analizadores de protocolos para descubrir puntos débiles en la infraestructura de seguridad, las personas y las ubicaciones físicas. Los resultados de estos ejercicios permiten a las organizaciones tomar las medidas correctivas necesarias, como realizar un análisis forense del ataque e implantar medidas para reducir las vulnerabilidades.

Al reproducir ciberataques de la vida real, los equipos rojos proporcionan información muy valiosa sobre la capacidad de una organización para resistir ataques selectivos y proteger sus activos críticos.

Funciones y responsabilidades de los equipos rojos

Los equipos rojos desempeñan diversas funciones, como la identificación de vulnerabilidades, la simulación de ciberataques y la formulación de recomendaciones para mejorar las medidas de seguridad. Su objetivo es evaluar cómo el personal, las redes, las aplicaciones y los controles de seguridad física de una organización pueden resistir un ataque de un adversario de la vida real.

En esta sección, exploraremos con más detalle estas responsabilidades principales de los equipos rojos, arrojando luz sobre las diferentes técnicas que emplean para descubrir puntos débiles, llevar a cabo ciberataques virtuales y sugerir formas de reforzar la seguridad.

Identificación de vulnerabilidades

La identificación de vulnerabilidades es una responsabilidad crítica de los equipos rojos. Utilizan diversas técnicas y herramientas, como las pruebas de penetración, el escaneado de vulnerabilidades, la revisión de códigos, la ingeniería social y la auditoría, para detectar posibles problemas en la infraestructura de seguridad de una organización. Los miembros de los equipos rojos actúan a menudo como hackers éticos, explotando las lagunas de la arquitectura de seguridad para comprender mejor los puntos débiles de las defensas de una organización. Por ejemplo, pueden inyectar malware para desactivar los controles de seguridad o emplear tácticas de ingeniería social para adquirir credenciales de acceso.

Descubrir estas vulnerabilidades permite al equipo rojo proporcionar a las organizaciones un conocimiento profundo de las lagunas existentes en sus medidas de seguridad. Al simular amenazas del mundo real y posibles rutas de ataque, los equipos rojos ayudan a las organizaciones a identificar y priorizar los riesgos, lo que les permite tomar las medidas adecuadas para gestionar y mitigar estas vulnerabilidades a lo largo del tiempo. Este enfoque proactivo para identificar los puntos débiles garantiza que las organizaciones estén mejor preparadas para hacer frente a las amenazas potenciales y proteger sus activos críticos.

Simulación de ciberataques

Otra responsabilidad crucial de los equipos rojos es la simulación de ciberataques. Al emular ciberamenazas de la vida real, los equipos rojos pueden poner a prueba las defensas de una organización y evaluar su eficacia contra diversos vectores de ataque. Los equipos rojos utilizan diversas tácticas para explotar las vulnerabilidades de las aplicaciones web. Entre ellas se incluyen el cross-site scripting, las inyecciones SQL y la falsificación de petición cross-site. También realizan ejercicios de elusión de filtros, intentando derrotar los sistemas de filtrado de archivos mediante inyecciones SQL para probar las vulnerabilidades basadas en la web.

Además de probar las defensas técnicas, los equipos rojos suelen realizar ataques de ingeniería social como parte de sus simulaciones de ciberataques. Esto implica intentar engañar a los empleados para que divulguen credenciales de acceso o descarguen programas maliciosos. Las pruebas de seguridad física también son un componente crucial de los ejercicios de los equipos rojos, ya que evalúan la eficacia de las medidas de seguridad física en relación con los sistemas informáticos. Por ejemplo, los equipos rojos pueden intentar acceder a las salas de servidores o deambular por las instalaciones sin ser detectados para evaluar los controles de seguridad física de la organización.

Estas simulaciones proporcionan una visión inestimable de la postura general de seguridad de la organización y de su capacidad para resistir las ciberamenazas del mundo real.

Proporcionar recomendaciones

Tras la identificación de vulnerabilidades y la simulación de ciberataques, los equipos rojos proporcionan recomendaciones para ayudar a las organizaciones a mejorar sus medidas de seguridad y reducir el riesgo de futuras violaciones. El objetivo de un ejercicio de equipo rojo no es simplemente producir resultados cuantitativos, sino también generar ideas y consejos de alto nivel que puedan guiar la estrategia de ciberseguridad de una organización. Las herramientas desempeñan un papel vital en el red teaming, ya que dotan al equipo de las herramientas de prueba, gestión de vulnerabilidades y evaluación necesarias para el análisis.

Para transmitir eficazmente las recomendaciones, los equipos rojos pueden presentar un informe, hacer una presentación o utilizar un formato SMART para garantizar que sus sugerencias sean claras, específicas y realistas. Al proporcionar ideas y orientaciones procesables, los equipos rojos permiten a las organizaciones abordar las vulnerabilidades identificadas y mejorar su postura general de seguridad. Este enfoque colaborativo de la seguridad garantiza que las organizaciones estén mejor equipadas para prevenir las brechas y proteger sus activos críticos de posibles ciberamenazas.

Equipo Rojo vs. Equipo Azul vs. Equipo Morado: Comparación de los enfoques

Mientras que los equipos rojos se centran en simular el comportamiento de los piratas informáticos e identificar vulnerabilidades, los equipos azules se encargan de defenderse de los atacantes simulados y de asesorar sobre la mejora de las medidas de seguridad. Por el contrario, los equipos morados combinan las funciones de los equipos rojos y azules, centrándose en estrategias tanto ofensivas como defensivas para reforzar la postura de seguridad de una organización.

En esta sección, profundizaremos en los distintos enfoques de los equipos rojo, azul y morado en el contexto de los ejercicios de ciberseguridad y discutiremos sus respectivas funciones y objetivos.

Enfoque del Equipo Rojo

El enfoque de los equipos rojos se caracteriza por sus tácticas ofensivas, cuyo objetivo es identificar y explotar las vulnerabilidades de la infraestructura de seguridad de una organización. Los equipos rojos se encargan de llevar a cabo ciberataques simulados y de poner a prueba las defensas de la organización frente a posibles amenazas. Emplean una amplia gama de herramientas, trucos y tácticas, que a menudo van más allá de lo que está disponible para los “pen testers” comerciales, para descubrir y explotar vulnerabilidades.

Antes de iniciar una operación de equipo rojo, es crucial establecer unas reglas básicas con el cliente, que incluyan la definición del objetivo y los tipos de ataques físicos, de ingeniería social y de otro tipo que se pondrán a prueba. Siguiendo estas directrices y empleando una gama diversa de estrategias ofensivas, los equipos rojos pueden evaluar eficazmente la seguridad de una organización y proporcionar valiosos conocimientos sobre posibles puntos débiles y áreas de mejora.

Enfoque del equipo azul

En contraste con el enfoque ofensivo del equipo rojo, los equipos azules se centran en estrategias defensivas destinadas a detectar y prevenir ciberataques. Los equipos azules se encargan de supervisar y analizar el tráfico de la red, identificar las amenazas potenciales, responder a los incidentes de seguridad, desarrollar y aplicar políticas y procedimientos de seguridad y proporcionar formación y concienciación al personal. Su principal objetivo es proteger los activos de la organización y garantizar la integridad de sus medidas de seguridad.

Los equipos azules son esenciales para mantener una visión completa del estado de la seguridad de una organización y detectar riesgos potenciales antes de que puedan ser explotados por actores maliciosos. Combinando sus conocimientos sobre las técnicas de seguridad más comunes y las vías de ataque del mundo real, los equipos azules pueden defenderse eficazmente contra las amenazas emergentes y mantener una postura de seguridad sólida.

Este enfoque proactivo de la seguridad es fundamental para que las organizaciones protejan sus redes y datos confidenciales de posibles infracciones.

Enfoque del equipo púrpura

El enfoque del equipo púrpura es un esfuerzo de colaboración entre los equipos rojo y azul, que combina los puntos fuertes de las estrategias ofensivas y defensivas para mejorar la seguridad general. En lugar de considerar a los equipos rojo y azul como fuerzas opuestas, los equipos púrpura los reúnen para identificar y abordar los problemas de seguridad con mayor eficacia. Este enfoque de colaboración proporciona una imagen más completa y precisa de la postura de seguridad de una organización, ya que se tienen en cuenta las diferentes perspectivas e ideas de ambos equipos.

Los equipos morados ofrecen varias ventajas a las organizaciones que buscan mejorar sus medidas de seguridad. Al aprovechar la experiencia tanto de los equipos rojos como de los azules, los equipos púrpura pueden proporcionar un análisis más profundo de las vulnerabilidades y amenazas potenciales, lo que permite a las organizaciones adoptar un enfoque proactivo para abordar los riesgos de seguridad. Los esfuerzos combinados de los equipos rojo y azul en un ejercicio de equipo púrpura garantizan que las organizaciones puedan identificar y subsanar las deficiencias de seguridad con mayor eficacia, lo que se traduce en una infraestructura de seguridad más sólida y resistente.

La importancia del Red Teaming en ciberseguridad

Los ejercicios de equipo rojo desempeñan un papel crucial en la estrategia de ciberseguridad de una organización, ya que ayudan a identificar puntos débiles, poner a prueba las defensas de seguridad y evaluar lo bien que respondería una organización a un ciberataque real. A través de los ejercicios de equipo rojo, las organizaciones pueden obtener información valiosa sobre su postura de seguridad, lo que les permite tomar las medidas adecuadas para hacer frente a posibles vulnerabilidades y proteger sus datos sensibles.

Con la creciente sofisticación de las ciberamenazas, es esencial que las organizaciones inviertan en ejercicios de red teaming para ir un paso por delante de los posibles atacantes. Al simular ciberataques del mundo real y poner a prueba sus defensas de seguridad, las organizaciones pueden identificar lagunas en sus medidas de seguridad y aplicar estrategias de corrección para evitar brechas y salvaguardar sus activos críticos.

El Red Teaming es, por tanto, un componente vital de la estrategia de ciberseguridad de una organización y una herramienta clave en la lucha contra la ciberdelincuencia.

Red Teaming vs. Pruebas de Penetración: Diferencias clave

Aunque tanto el red teaming como las pruebas de penetración tienen como objetivo identificar y explotar vulnerabilidades en las medidas de seguridad de una organización, existen algunas diferencias clave entre ambos enfoques. Las pruebas de penetración son una táctica que forma parte del red teaming, centrándose en descubrir y explotar vulnerabilidades en un sistema o aplicación específicos. Por otro lado, el red teaming es un enfoque más completo, que simula ciberataques de la vida real y pone a prueba las defensas de una organización frente a una gama más amplia de amenazas.

Otra distinción significativa entre el red teaming y las pruebas de penetración radica en sus metodologías. Las pruebas de penetración suelen tener un marco temporal limitado y los empleados suelen ser conscientes de que se está realizando la prueba, mientras que los ejercicios de red teaming pueden durar días, semanas o incluso meses, y la organización suele mantenerse completamente al margen de la operación en curso. Esta diferencia de enfoque permite a los equipos rojos imitar con mayor eficacia a los atacantes del mundo real, proporcionando a las organizaciones una mejor comprensión de su postura de seguridad y de sus vulnerabilidades potenciales.

Realización de ejercicios del Equipo Rojo: Cuándo y cómo

La realización de ejercicios de equipo rojo es un aspecto crucial del programa de ciberseguridad de una organización, pero saber cuándo y cómo poner en práctica estos ejercicios puede ser todo un reto. En esta sección, proporcionaremos orientación sobre el momento óptimo para los ejercicios de equipo rojo y las mejores prácticas para llevarlos a cabo con eficacia. Siguiendo estas recomendaciones, las organizaciones pueden asegurarse de que sus ejercicios de equipo rojo se llevan a cabo de una manera que maximiza sus beneficios y ayuda a mejorar la seguridad general.

Consideraciones sobre el calendario

El momento óptimo para realizar ejercicios de equipo rojo puede variar en función de las necesidades y circunstancias específicas de una organización. Sin embargo, algunos momentos ideales para realizar estos ejercicios incluyen después de nuevas implementaciones de seguridad o después de una violación. En estas situaciones, los ejercicios de equipo rojo pueden ayudar a validar la eficacia de las nuevas medidas de seguridad y a identificar cualquier vulnerabilidad restante que deba abordarse.

También es importante tener en cuenta la duración del ejercicio del equipo rojo, ya que la duración de la operación puede repercutir en su eficacia. Los ejercicios de los equipos rojos pueden durar desde unos pocos días hasta varios meses, dependiendo del alcance y los objetivos de la operación. Las organizaciones deben planificar cuidadosamente el calendario y la duración de sus ejercicios de equipo rojo para asegurarse de que proporcionan los conocimientos más valiosos y las recomendaciones procesables para mejorar la seguridad.

Buenas prácticas

Para llevar a cabo con éxito los ejercicios del equipo rojo es necesario que las organizaciones sigan ciertas prácticas recomendadas. Ante todo, es crucial fijar objetivos claros y mensurables para el ejercicio. Esto garantiza que todas las partes implicadas comprendan las metas de la operación y puedan trabajar para alcanzarlas. Además, las organizaciones deben reunir un equipo diverso con una variedad de antecedentes y experiencia, lo que puede ayudar a proporcionar una visión más completa de las vulnerabilidades y amenazas potenciales.

Otra de las mejores prácticas esenciales consiste en elegir las herramientas y tácticas adecuadas para el ejercicio. Las organizaciones deben seleccionar cuidadosamente las herramientas y técnicas que utilizan, asegurándose de que son apropiadas para las vulnerabilidades y amenazas específicas que intentan identificar y abordar.

Por último, la comunicación eficaz entre el equipo rojo y el equipo azul es fundamental para el éxito del ejercicio, ya que permite a ambos equipos colaborar y compartir conocimientos que pueden ayudar a mejorar la postura de seguridad general de la organización.

Ejemplos reales de operaciones de equipos rojos

Las operaciones de los equipos rojos son utilizadas por diversas organizaciones, desde el ejército hasta las empresas del sector privado, para probar y reforzar sus defensas de seguridad. Estos ejercicios consisten en simular ciberamenazas del mundo real, como phishing, ransomware y ataques de ingeniería social, para evaluar la eficacia de las medidas de seguridad de una organización contra posibles brechas. Mediante la realización de estas operaciones, las organizaciones pueden obtener información sobre su postura de seguridad e identificar cualquier punto débil que deba abordarse.

Por ejemplo, un equipo rojo podría intentar acceder a la red de una empresa enviando correos electrónicos de phishing a los empleados, engañándoles para que divulguen sus credenciales de acceso. Alternativamente, un equipo rojo podría simular un ataque de ransomware cifrando archivos críticos en los servidores de la organización y exigiendo un rescate por su liberación.

Estos ejemplos reales de operaciones de equipos rojos sirven para demostrar las diversas técnicas y tácticas empleadas por los equipos rojos para poner a prueba las defensas de seguridad de una organización y descubrir vulnerabilidades que podrían ser explotadas por ciberatacantes reales.

Creación de un equipo rojo eficaz: Dentro de la empresa o subcontratado

Cuando se trata de crear un equipo rojo eficaz, las organizaciones tienen la opción de crear un equipo interno o externalizar la función a especialistas externos. Ambos enfoques presentan ventajas y desventajas, y las organizaciones deben considerar cuidadosamente sus necesidades y recursos específicos a la hora de tomar esta decisión. Un equipo rojo interno ofrece más control y privacidad, así como acceso a herramientas y conocimientos especializados. Sin embargo, crear y mantener un equipo interno puede resultar caro, ya que requiere contratar y formar al personal necesario.

Por otro lado, subcontratar las operaciones del equipo rojo puede ser más rentable y seguir proporcionando acceso a herramientas y conocimientos especializados. Los equipos externos también pueden aportar una perspectiva fresca y diferentes tácticas que un equipo interno podría no haber considerado. Sin embargo, la externalización puede dar lugar a una falta de control y personalización, ya que la organización tiene una influencia limitada sobre los métodos y prioridades del equipo externo.

En última instancia, la decisión entre crear un equipo rojo interno o externalizar la función dependerá de las necesidades específicas, los recursos y los objetivos de seguridad de la organización.

Resumen

En conclusión, los equipos rojos son un componente esencial de la estrategia de ciberseguridad de una organización, ya que les ayudan a identificar vulnerabilidades, simular ciberataques y ofrecer recomendaciones para mejorar las medidas de seguridad. Los distintos enfoques de los equipos rojos, azules y morados ofrecen cada uno ventajas únicas, permitiendo a las organizaciones adaptar sus ejercicios de ciberseguridad a sus necesidades y objetivos específicos. Al comprender las funciones y responsabilidades de estos equipos, las organizaciones pueden poner en práctica eficazmente los ejercicios de los equipos rojos para mejorar su postura de seguridad y proteger sus activos críticos de posibles ciberamenazas.

A medida que las ciberamenazas siguen evolucionando, nunca ha sido tan crucial para las organizaciones invertir en ejercicios de red teaming para adelantarse a los posibles atacantes. Siguiendo las mejores prácticas y considerando cuidadosamente el calendario y el alcance de estos ejercicios, las organizaciones pueden maximizar los beneficios y los conocimientos obtenidos de las operaciones de los equipos rojos. La decisión de crear un equipo rojo interno o externalizar la función dependerá de las necesidades y los recursos únicos de cada organización, pero independientemente del enfoque elegido, los ejercicios de equipo rojo siguen siendo una herramienta vital en la lucha contra la ciberdelincuencia.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Qué hace un equipo rojo?

Un equipo rojo es un grupo especializado de personas autorizadas a realizar ataques simulados contra una organización para probar y reforzar sus medidas de seguridad. Al hacerlo, actúan como adversarios para identificar puntos débiles e implantar medidas de protección contra futuras amenazas del mundo real.

¿Qué significa el término red teaming?

El Red Teaming es una forma de que las organizaciones identifiquen y evalúen las posibles vulnerabilidades de seguridad simulando las tácticas de un atacante. Esto incluye el análisis de sistemas, procesos y técnicas utilizadas con el fin de ayudar a las organizaciones a mejorar su postura de seguridad.

Mediante el uso de equipos rojos, las organizaciones pueden obtener una mejor comprensión de su postura de seguridad e identificar áreas de mejora. Esto puede ayudarles a proteger mejor sus datos y activos de los actores maliciosos. Además, el equipo rojo está en el equipo.

¿Cuál es un ejemplo de equipo rojo?

Un ejemplo de red teaming es cuando un equipo de seguridad simula un ciberataque contra su propio sistema. El equipo puede utilizar técnicas del mundo real como pruebas de penetración, ingeniería social, phishing e inyección de malware para encontrar vulnerabilidades en el sistema. Al hacerlo, son capaces de identificar amenazas potenciales y tomar las medidas necesarias para prevenirlas antes de que se conviertan en amenazas reales.

El “red teaming” es una parte importante de cualquier estrategia de seguridad. Ayuda a las organizaciones a identificar los puntos débiles de sus sistemas y a tomar medidas para mitigarlos. También les ayuda a adelantarse a las posibles amenazas y a garantizar la seguridad de sus sistemas.

¿Qué es el equipo rojo frente al equipo morado?

El equipo rojo contra el equipo morado es una estrategia de ciberseguridad en la que un equipo rojo simula un ataque, y un equipo morado mezcla los papeles de los equipos rojo y azul: actúan como defensores y como atacantes.

El equipo rojo se encarga de simular un ataque, mientras que el equipo morado combina las funciones de los equipos rojo y azul. Actúan tanto como atacantes como defensores, proporcionando un enfoque integral de la ciberseguridad. Esta estrategia permite una evaluación más completa de la postura de seguridad de una organización.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.