¿Qué es una amenaza persistente avanzada (APT)?

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es una amenaza persistente avanzada (APT)?

¿Qué es una amenaza persistente avanzada?

En la era digital actual, las ciberamenazas se han vuelto cada vez más sofisticadas y se dirigen a las organizaciones con precisión y persistencia. Una de estas amenazas es la Amenaza Persistente Avanzada (APT), un tipo de ciberataque que puede causar estragos durante periodos prolongados. Pero, ¿qué es exactamente una APT y cómo puede proteger a su organización de ser víctima de estos depredadores persistentes?

En esta completa guía, nos adentraremos en el mundo de las APT, explorando sus objetivos, los actores clave y los pasos necesarios para orquestar un ataque con éxito. Además, hablaremos de cómo reconocer los indicadores de las APT y de las estrategias para combatir estas sigilosas ciberamenazas, respondiendo a la pregunta: ¿qué es una apt de amenaza persistente avanzada?

Resumen

  • Las Amenazas Persistentes Avanzadas (APT) son ciberataques dirigidos a largo plazo, cuyo objetivo es robar datos confidenciales de organizaciones y estados-nación.
  • Las APT suelen emplear técnicas de pirateo sofisticadas, lo que las hace difíciles de detectar mientras se infiltran en los sistemas y roban información a lo largo de meses o años.
  • Unas sólidas defensas de ciberseguridad, la supervisión de la red y la formación de los empleados pueden mitigar el riesgo de APT, ayudando a proteger valiosos activos digitales.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Comprender las amenazas persistentes avanzadas (APT)

Las amenazas persistentes avanzadas (APT) son una raza única de ciberataques, caracterizados por su capacidad para infiltrarse en la red de una organización y mantener un acceso continuo durante un periodo prolongado. Estas amenazas avanzadas emplean técnicas sofisticadas para obtener el acceso inicial, a menudo mediante ataques de phishing o explotando vulnerabilidades en los sistemas del objetivo. Una vez dentro, los atacantes APT trabajan sigilosamente para lograr sus objetivos, que normalmente implican el robo de datos o causar daños a las operaciones de la organización.

Los objetivos de las APT suelen girar en torno a la obtención de información sensible, como propiedad intelectual, datos financieros o secretos militares, y causar trastornos o pérdidas económicas a la organización objetivo. Los ataques APT suelen estar orquestados por piratas informáticos con buenos recursos y altamente cualificados, entre los que se incluyen estados-nación, delincuentes electrónicos y hacktivistas, que comparten un objetivo común: obtener acceso a información valiosa o causar daños a sus objetivos.

Los objetivos de las APT

Los atacantes APT tienen un conjunto claro de objetivos en mente cuando lanzan un ataque. Ante todo, pretenden obtener y mantener un acceso persistente a la red objetivo, que les permita observar y hurtar datos sensibles a su antojo. Este acceso también les permite incrustarse en el entorno de la organización, creando a menudo un equipo de administración en la sombra que puede facilitar nuevos ciberataques y robos de datos.

El objetivo último de un ataque APT es causar interrupciones en las operaciones del objetivo, lo que conlleva pérdidas financieras o daños a la reputación. Esto puede lograrse a través de diversos medios, como robar información sensible, dañar infraestructuras críticas o llevar a cabo actos de espionaje industrial.

Actores clave en los ataques APT

Las naciones-estado suelen estar detrás de los ataques APT, ya que poseen los recursos y la motivación necesarios para ejecutar estas complejas y duraderas campañas cibernéticas. Estos ataques patrocinados por estados suelen ir dirigidos a otras naciones, buscando obtener acceso a valiosa información de inteligencia o perturbar la infraestructura del país objetivo.

Los delincuentes electrónicos y los hacktivistas también son actores clave en los ataques APT. Los delincuentes, movidos por la posibilidad de obtener beneficios económicos, utilizan sus conocimientos técnicos para infiltrarse y explotar las redes de grandes organizaciones u objetivos gubernamentales.

Los hacktivistas, por su parte, están motivados por creencias políticas o ideológicas y utilizan los ataques APT como medio para promover su causa, a menudo apuntando a individuos u organizaciones específicas para hacer una declaración.

Anatomía de un ataque APT

Los ataques APT suelen ser operaciones de varias etapas, meticulosamente planificadas y ejecutadas para alcanzar los objetivos del atacante. El ataque APT típico consta de cinco etapas: acceso inicial, primera penetración, despliegue de malware, mando y control y, por último, consecución de los objetivos. Durante la etapa de acceso inicial, los atacantes emplean diversas técnicas para infiltrarse en la red y los sistemas del objetivo, como las campañas de spear-phishing o la explotación de las vulnerabilidades de las aplicaciones.

Una vez dentro de la red del objetivo, los atacantes APT trabajan para ampliar su posición, recopilando información sobre la disposición de la red y recogiendo credenciales que les permitan acceder a sistemas más sensibles. Esta expansión suele verse facilitada por el despliegue de malware avanzado, que permite a los atacantes mantener un acceso persistente y controlar a distancia los sistemas comprometidos.

A medida que adquieren un conocimiento más profundo de la red del objetivo y de sus debilidades potenciales, los atacantes pueden pasar a conseguir sus objetivos, como la exfiltración de datos o causar daños a las operaciones de la organización.

Técnicas de infiltración

Los atacantes APT emplean una serie de tácticas para obtener el acceso inicial a la red de su objetivo. Uno de los vectores de ataque más comunes es el spear-phishing, en el que las personas objetivo reciben correos electrónicos personalizados que contienen archivos adjuntos o enlaces maliciosos. Estos correos electrónicos están diseñados para parecer legítimos, a menudo utilizando información recopilada de miembros de equipos comprometidos o fuentes disponibles públicamente para engañar al destinatario y conseguir que abra el archivo adjunto malicioso o haga clic en el enlace dañino.

Otras técnicas de infiltración utilizadas por los atacantes APT incluyen la explotación de vulnerabilidades en aplicaciones web o redes y aprovecharse de los usuarios humanos mediante técnicas de ingeniería social. Estos métodos tienen como objetivo eludir las medidas de seguridad existentes, permitiendo a los atacantes establecer un punto de apoyo dentro de la red objetivo y llevar a cabo sus actividades maliciosas sin ser detectados.

Mantener la persistencia

Una vez que se han infiltrado con éxito en la red objetivo, los atacantes APT se centran en mantener su presencia y evadir la detección por parte de los equipos de seguridad. Para lograrlo, emplean una variedad de tácticas, como la reescritura de código, el descifrado de contraseñas y el movimiento lateral dentro de la red.

La instalación de puertas traseras es un método común utilizado por los atacantes APT para mantener el acceso a los sistemas comprometidos. Estas puertas traseras permiten a los atacantes mantener el control sobre el sistema, incluso si su punto de entrada inicial es descubierto y cerrado por el personal de la red.

El movimiento lateral dentro de la red permite a los atacantes ampliar su acceso a otros sistemas y transferir datos según sea necesario, consolidando aún más su presencia dentro de la organización.

Alcanzar los objetivos

Por último, los atacantes de APT se centran en lograr sus objetivos, que normalmente implican la exfiltración de datos, daños en el sistema y la instalación de puertas traseras adicionales para facilitar futuros ataques. Para lograr estos objetivos, los atacantes emplean una serie de técnicas, como el robo de datos sensibles, el sabotaje de sistemas críticos y la creación de canales encubiertos para la exfiltración de datos.

Durante las fases finales de un ataque APT, los atacantes pueden emplear tácticas de distracción, como lanzar un ataque de “ruido blanco” para distraer a los equipos de seguridad mientras exfiltran datos o cubren sus huellas borrando pruebas de transferencias de datos y otras actividades maliciosas. Esta combinación de sigilo, persistencia y distracción hace que los ataques APT sean especialmente difíciles de detectar y responder, lo que subraya la importancia de una estrategia de seguridad integral y proactiva.

Reconocer los indicadores APT

Para combatir eficazmente los ataques APT, las organizaciones deben ser capaces de reconocer las señales de advertencia de que un ataque puede estar en marcha. Algunos indicadores comunes de actividad APT incluyen actividad inusual en la red, comportamiento sospechoso de los usuarios y la presencia de firmas de malware.

Al supervisar de cerca el tráfico de la red y la actividad de los usuarios, las organizaciones pueden identificar posibles ataques APT en sus primeras fases, lo que les permite responder con mayor eficacia y mitigar los posibles daños causados por estas amenazas avanzadas.

Sin embargo, reconocer los indicadores de APT es sólo una parte de la ecuación: las organizaciones también deben disponer de las herramientas y estrategias necesarias para detectar, responder y, en última instancia, evitar que se produzcan ataques APT en primer lugar.

Actividad inusual en la red

La actividad inusual de la red suele ser una de las primeras señales de advertencia de que la red de una organización ha sido comprometida por un ataque APT. Esto puede incluir conexiones a direcciones IP externas inesperadas, transferencias de datos no autorizadas o cambios en la configuración del sistema que no estaban previstos.

Otros ejemplos de actividad inusual de la red asociados a los ataques APT incluyen el acceso repetido a dominios desconocidos, disminuciones inexplicables de la capacidad de almacenamiento, un rendimiento lento del sistema y transmisiones de datos inesperadas. Al supervisar de cerca el tráfico de la red y el rendimiento del sistema, las organizaciones pueden identificar y responder a posibles ataques APT antes de que tengan la oportunidad de causar daños significativos.

Comportamiento sospechoso de los usuarios

Además de la actividad inusual de la red, el comportamiento sospechoso de los usuarios también puede servir como indicador de un ataque APT en curso. Puede tratarse de usuarios que acceden a datos o sistemas sensibles fuera de su horario normal de trabajo, que descargan grandes volúmenes de datos o que inician sesión desde lugares inesperados.

Otros signos de comportamiento sospechoso de los usuarios vinculados a ataques APT incluyen un aumento del tráfico hacia o desde ubicaciones o dispositivos desconocidos, o ataques de spear-phishing dirigidos a individuos específicos dentro de la organización.

Al vigilar de cerca la actividad de los usuarios y emplear herramientas de análisis del comportamiento de los usuarios (UBA) para establecer una línea de base del comportamiento “normal”, las organizaciones pueden detectar y responder más eficazmente a los posibles ataques APT.

Firmas de malware

Las firmas de malware son patrones únicos de código que pueden utilizarse para identificar software malicioso. Estas firmas son una herramienta esencial para detectar los ataques APT, ya que pueden ayudar a identificar y bloquear el software malicioso antes de que tenga la oportunidad de causar daños.

Sin embargo, los ataques APT suelen estar diseñados para eludir las herramientas tradicionales de detección basadas en firmas mediante el uso de malware personalizado o previamente desconocido. Esto pone de relieve la importancia de emplear tecnologías de detección más avanzadas, como el análisis del tráfico de red, la detección y respuesta de puntos finales (EDR) y la inteligencia artificial (IA), para detectar anomalías en el tráfico de red y en el comportamiento de los usuarios que puedan indicar la presencia de un ataque APT.

Incidentes y grupos APT notables

A lo largo de los años, ha habido varios incidentes y grupos APT de alto perfil que han captado la atención de la comunidad de ciberseguridad. Algunos casos notables incluyen Stuxnet, un sofisticado gusano responsable de la interrupción del programa nuclear iraní, y el Equation Group, un grupo de ciberespionaje muy avanzado que se cree que está vinculado a actores del Estado-nación.

Otro grupo APT muy conocido es el Grupo Lazarus, que se ha visto implicado en una serie de ciberataques de gran repercusión dirigidos contra instituciones financieras, organizaciones de medios de comunicación e infraestructuras críticas de todo el mundo. Estos ejemplos subrayan la naturaleza global de las amenazas APT y los importantes recursos y capacidades que esgrimen los atacantes que están detrás de estas cibercampañas avanzadas.

Estrategias para combatir las APT

Para defenderse eficazmente contra los ataques APT, las organizaciones deben adoptar una estrategia de seguridad integral que abarque la prevención, la mitigación y la vigilancia. La prevención implica la aplicación de medidas de seguridad básicas, como cortafuegos, software antivirus y una supervisión eficaz de la seguridad, para reducir la probabilidad de éxito de un ataque APT. Las actividades de mitigación pretenden minimizar los riesgos asociados a las amenazas potenciales empleando tecnologías de detección avanzadas, como el análisis del tráfico de red, EDR e IA, para detectar y responder a los indicadores de APT.

La vigilancia es igualmente importante en la batalla contra los ataques APT. Las organizaciones deben permanecer alerta ante un panorama de amenazas en constante evolución, vigilando sus redes y sistemas en busca de indicios de actividad de APT y respondiendo con rapidez a cualquier incidente detectado. Esto incluye disponer de un sólido plan de respuesta a incidentes que describa los pasos a seguir en caso de ataque APT, asegurándose de que todo el personal relevante es consciente de sus funciones y responsabilidades en la gestión de la situación.

Defensa proactiva

La defensa proactiva es un componente crucial de cualquier estrategia de seguridad contra las APT. Mediante la aplicación de una serie de medidas de protección, las organizaciones pueden reducir la probabilidad de éxito de un ataque APT y minimizar el daño potencial causado por estas amenazas. Esto incluye el mantenimiento de un software de seguridad actualizado, como cortafuegos y programas antivirus, así como la aplicación de una supervisión eficaz de la seguridad para detectar y responder a posibles indicadores de APT.

Además, las organizaciones deben considerar el empleo de tokens señuelo y otras técnicas de engaño para atraer a los atacantes APT lejos de sus objetivos reales y revelar su presencia dentro de la red. Adoptando un enfoque proactivo en la defensa contra las APT, las organizaciones pueden ir un paso por delante de estas amenazas avanzadas y salvaguardar sus valiosos datos y sistemas del peligro.

Tecnologías avanzadas de detección

A medida que los atacantes de APT siguen evolucionando y perfeccionando sus técnicas, las organizaciones deben mantenerse alerta empleando tecnologías de detección avanzadas para detectar y responder a las amenazas potenciales. El aprendizaje automático, una forma de inteligencia artificial, puede utilizarse para detectar y predecir con rapidez y precisión los ataques APT mediante el análisis de patrones en el tráfico de la red y el comportamiento de los usuarios.

El análisis del comportamiento es otra poderosa herramienta en la lucha contra las APT, que permite a las organizaciones vigilar sus redes y sistemas en busca de cualquier actividad sospechosa que pueda indicar la presencia de un ataque.

Además, la inteligencia sobre amenazas desempeña un papel vital a la hora de identificar y responder a los ataques APT mediante la recopilación, el análisis y el intercambio de información sobre amenazas potenciales y las tácticas, técnicas y procedimientos (TTP) empleados por los actores APT.

Planificación de la respuesta a incidentes

La planificación de la respuesta a incidentes es un componente esencial de cualquier estrategia de seguridad contra APT, ya que garantiza que las organizaciones estén preparadas para reaccionar con rapidez y eficacia en caso de ataque. Un plan integral de respuesta a incidentes debe incluir la creación de un equipo de respuesta a incidentes, la creación de un libro de jugadas en el que se detallen los pasos a seguir durante y después de un ataque, así como formación y ejercicios periódicos para garantizar que todo el personal pertinente esté familiarizado con el plan y sus funciones dentro del mismo.

El proceso de respuesta a incidentes en siete pasos -Preparar, Identificar, Contener, Erradicar, Restaurar, Aprender y Probar y Repetir- proporciona un marco estructurado para gestionar y responder a los ataques APT, ayudando a las organizaciones a minimizar los posibles daños e interrupciones causados por estas amenazas avanzadas.

Manteniendo un sólido plan de respuesta a incidentes y permaneciendo atentas al panorama de las APT, en constante evolución, las organizaciones pueden protegerse mejor contra estos ciberadversarios persistentes.

Resumen

Las amenazas persistentes avanzadas (APT) suponen una amenaza significativa y en constante evolución para las organizaciones de todo el mundo. Estos sofisticados ciberataques se dirigen contra datos sensibles e infraestructuras críticas, empleando el sigilo y la persistencia para infiltrarse en las redes y lograr sus objetivos. Al comprender la naturaleza de las APT, reconocer las señales de advertencia de un ataque e implementar una estrategia de seguridad integral que abarque una defensa proactiva, tecnologías de detección avanzadas y una sólida planificación de respuesta ante incidentes, las organizaciones pueden protegerse mejor contra estas ciberamenazas avanzadas.

En el panorama digital actual, nunca ha habido tanto en juego. A medida que los atacantes APT siguen perfeccionando sus técnicas y ampliando su alcance, las organizaciones deben permanecer vigilantes y proactivas a la hora de salvaguardar sus redes, sistemas y datos del peligro. Si nos mantenemos un paso por delante de estos depredadores persistentes, podremos garantizar la seguridad y resistencia continuas de nuestro mundo digital.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Cuál es un ejemplo de amenaza persistente avanzada?

Un ejemplo de amenaza persistente avanzada sería un grupo u organización que utiliza correos electrónicos de phishing selectivo con malware para acceder a redes y datos confidenciales.

Este tipo de ataque suele centrarse en los ministerios gubernamentales y las embajadas, ya que suelen ser los más vulnerables y pueden proporcionar acceso a información aún más sensible.

¿Qué es una amenaza persistente avanzada?

Las amenazas persistentes avanzadas (APT, por sus siglas en inglés) son ciberataques altamente sofisticados que se dirigen a organizaciones o individuos durante un largo periodo de tiempo, con el fin de obtener acceso no autorizado y robar datos.

Las APT son difíciles de detectar y pueden permanecer sin ser detectadas durante largos periodos de tiempo, lo que las convierte en una grave amenaza tanto para las organizaciones como para las personas. A menudo se utilizan para acceder a información sensible, como datos financieros, propiedad intelectual o información comercial confidencial.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.