¿Qué es una fuga de datos? Todo lo que necesita saber

Por Tibor Moes / Actualizado: Julio de 2023

¿Qué es una fuga de datos? Todo lo que necesita saber (2023)

¿Qué es una fuga de datos?

Imagínese que un día se despierta y descubre que su información personal está salpicada en Internet o que los secretos comerciales de su empresa se han filtrado a la competencia. Las fugas de datos pueden tener graves consecuencias tanto para los particulares como para las empresas, provocando pérdidas financieras, daños a la reputación y problemas legales. Por eso es de suma importancia comprender, prevenir y mitigar las fugas de datos. ¿Está preparado para afrontar este reto?

Resumen

  • Una fuga de datos es un incidente en el que la información confidencial queda expuesta a personas no autorizadas, ya sea digital o físicamente. Puede ser involuntaria o malintencionada.
  • Las filtraciones pueden provocar graves daños, como pérdidas financieras, robos de identidad y perjuicios a la reputación de una organización.
  • La implantación de controles de acceso estrictos, la encriptación y las auditorías de seguridad periódicas pueden ayudar a evitar las filtraciones de datos.

No se convierta en víctima del cibercrimen. Proteja sus dispositivos con el mejor antivirus y su privacidad con la mejor VPN.

Comprender las fugas de datos: Definición y diferencias con las filtraciones de datos

Una fuga de datos se produce cuando los archivos sensibles y los datos confidenciales de una organización quedan expuestos involuntariamente. Piense en ello como un grifo que gotea, liberando lentamente información sensible como números de la seguridad social, números de tarjetas de crédito e información financiera en manos de personas no autorizadas.

Pero, ¿en qué se diferencian las fugas de datos de las violaciones de datos? Mientras que las fugas de datos son revelaciones involuntarias de datos sensibles debidas a causas internas, las violaciones de datos están provocadas por fuentes externas, como los ciberataques. En otras palabras, las fugas de datos se producen por accidente, mientras que las violaciones de datos son el resultado de una intención maliciosa.

Independientemente de la causa, tanto las fugas como las violaciones de datos pueden tener graves consecuencias para las organizaciones, incluidos problemas financieros, de reputación y legales.

Causas comunes de las fugas de datos

Las lagunas operativas, los errores en los procesos y la falta de concienciación sobre la ciberseguridad pueden provocar fugas de datos. Los errores de los empleados, las medidas de seguridad deficientes y los riesgos de terceros se encuentran entre las principales razones que explican las fugas de datos. Desde el uso de la misma contraseña para varias cuentas hasta una infraestructura sin parches o mal configurada, estos factores pueden hacer que las organizaciones sean vulnerables a las filtraciones de datos.

Examinemos estas causas con más detalle.

Errores de los empleados y amenazas internas

Los errores de los empleados son acciones involuntarias que pueden provocar fugas de datos, como enviar información confidencial a la persona equivocada u olvidarse de triturar los archivos antes de tirarlos. Por otro lado, las amenazas internas son acciones maliciosas llevadas a cabo por empleados con la intención de causar daño a la organización. Estas amenazas pueden estar motivadas por el beneficio personal o el deseo de venganza.

Las estafas de ingeniería social, como el phishing, son otra causa común de filtración de datos. Los ciberdelincuentes utilizan correos electrónicos y medios sociales engañosos para manipular a los empleados con el fin de que faciliten información sensible o acceso a la red o los sistemas de la organización.

Educando a los empleados sobre estas estafas y proporcionándoles las herramientas necesarias para identificar y denunciar tales amenazas, las organizaciones pueden reducir significativamente el riesgo de fugas de datos causadas por errores de los empleados y amenazas internas.

Medidas de seguridad débiles y sistemas heredados

La tecnología anticuada y las medidas de seguridad inadecuadas hacen que las fugas de datos sean más probables. Las herramientas de la vieja escuela, como las unidades USB externas, los programas de correo electrónico de escritorio y las impresoras públicas, pueden provocar fugas de datos si no se manejan correctamente. Por ejemplo, un empleado podría perder una unidad USB con datos confidenciales en un lugar público, haciendo que los datos sean accesibles a cualquiera que los encuentre.

Los servicios en la nube, aunque cómodos y cada vez más populares, también conllevan ciertos riesgos que podrían provocar brechas de seguridad y fugas de datos. El acceso no autorizado a los datos en la nube, la fuga de información y la corrupción de datos son algunos de los riesgos asociados a la TI en la sombra: el uso de aplicaciones y soluciones de terceros no aprobadas oficialmente por la organización. Gestionar adecuadamente los permisos y mantener actualizado el software son pasos esenciales para prevenir las fugas de datos causadas por medidas de seguridad débiles y sistemas heredados.

Una mala infraestructura, como sistemas mal configurados o software sin parches, también puede contribuir a las fugas de datos. Es posible que los equipos informáticos no sean conscientes de una fuga de datos hasta que sea demasiado tarde, por lo que resulta crucial implantar una supervisión exhaustiva y actualizar periódicamente los sistemas para identificar posibles vulnerabilidades y proteger los datos confidenciales.

Riesgos de terceros

Los riesgos de terceros a veces pueden dar lugar a fugas de datos, pero con una gestión adecuada, las posibilidades de que se produzcan pueden reducirse. Si los proveedores externos que procesan los datos de una empresa no cuentan con las medidas de seguridad adecuadas, los datos de la empresa podrían seguir estando expuestos. Esto pone de relieve la importancia de la gestión de riesgos de terceros para proteger los datos sensibles.

Las organizaciones deben evaluar cuidadosamente las medidas de seguridad de sus proveedores externos y establecer directrices y expectativas claras para el manejo de los datos. Al supervisar activamente el riesgo de terceros y exigir a los proveedores que sigan medidas de seguridad sólidas, las organizaciones pueden minimizar la probabilidad de fugas de datos causadas por riesgos de terceros.

Tipos de datos en peligro en una fuga de datos

Durante una fuga de datos pueden quedar expuestos varios tipos de datos sensibles, como la información de identificación personal (IIP), los registros financieros y los secretos comerciales. PII son las siglas de Personally Identifiable Information (información personal identificable). Incluye detalles como números de la seguridad social, números de tarjetas de crédito y otra información privada que puede utilizarse para el robo de identidad. Las fugas de datos también pueden revelar información sensible sobre las operaciones de una empresa, sus estrategias comerciales y su propiedad intelectual.

Los actores maliciosos pueden utilizar los datos filtrados para diversos fines, desde cometer robos de identidad hasta vender la información en la web oscura. Las filtraciones de datos en el mundo real han expuesto datos de clientes, secretos comerciales y otra información sensible, lo que ha provocado importantes pérdidas financieras, daños a la reputación y problemas legales a las organizaciones afectadas.

Comprender los tipos de datos que corren peligro en una fuga de datos es crucial para que las organizaciones prioricen sus esfuerzos de protección de datos y minimicen el daño potencial.

Consecuencias de las filtraciones de datos para las organizaciones

Las fugas de datos pueden acarrear multitud de problemas a las organizaciones, desde daños a la reputación y pérdida de propiedad intelectual hasta posibles ramificaciones legales. El phishing, el spam, el robo de identidad y otras estafas son sólo algunas de las amenazas que pueden derivarse de una fuga de datos. Además, si un mal actor consigue acceder a cuentas importantes utilizando credenciales robadas, puede causar aún más daño a la organización.

Para hacer frente a estos retos y proteger sus datos sensibles, las organizaciones deben invertir en medidas preventivas y adoptar un enfoque proactivo de la seguridad de los datos. Mediante la identificación de posibles puntos débiles y la aplicación de protocolos de seguridad sólidos, las organizaciones pueden reducir significativamente la probabilidad de fugas de datos y sus consecuencias asociadas.

Incidentes notables de fuga de datos

Se han producido filtraciones de datos en el mundo real en grandes organizaciones y entidades gubernamentales, lo que demuestra los graves riesgos y consecuencias de este tipo de incidentes. Por ejemplo, los ataques internos, en los que empleados actuales o antiguos sabotean la organización, han provocado filtraciones de datos, causando daños importantes a las organizaciones afectadas.

Estos incidentes sirven como un duro recordatorio de la importancia de las estrategias eficaces de prevención de fugas de datos. Aprendiendo de estos incidentes y aplicando medidas de seguridad sólidas, formación de los empleados y supervisión periódica de los sistemas, las organizaciones pueden minimizar el riesgo de fuga de datos y proteger su información confidencial.

Pasos para evitar las fugas de datos

Para minimizar el riesgo de fuga de datos, las organizaciones deben centrarse en mejorar la concienciación y la formación de los empleados, aplicar protocolos de seguridad sólidos y supervisar y actualizar regularmente sus sistemas.

Al abordar de forma proactiva estas áreas clave, las organizaciones pueden crear una defensa sólida contra las filtraciones de datos y garantizar la seguridad de su información confidencial.

Mejorar la concienciación y la formación de los empleados

La formación en ciberseguridad es esencial para enseñar a los empleados las amenazas externas que podrían dar lugar a fugas de datos, así como las buenas prácticas de privacidad de datos y la higiene protectora del almacenamiento de datos. Identificar las debilidades potenciales y enseñar a los miembros del personal las mejores formas de manejar la información sensible puede reducir el riesgo de errores humanos y amenazas internas.

Los programas eficaces de formación de empleados pueden incluir simulaciones de phishing, talleres de gestión de contraseñas y sesiones sobre la identificación y notificación de posibles amenazas a la seguridad. Al invertir en la formación de los empleados y fomentar una cultura de concienciación sobre la ciberseguridad, las organizaciones pueden reducir significativamente la probabilidad de que se produzcan filtraciones de datos causadas por errores humanos o por personas malintencionadas con acceso a información privilegiada.

Implantación de protocolos de seguridad sólidos

Adoptar protocolos de seguridad sólidos, como la autenticación multifactor y el cifrado, es crucial para proteger los datos sensibles y evitar las filtraciones de datos. Estas medidas de seguridad no sólo protegen los datos de accesos no autorizados, sino que también garantizan su integridad y confidencialidad.

Las organizaciones también deben aplicar una política de mínimos privilegios, concediendo acceso a los datos críticos sólo a aquellos empleados que realmente lo necesiten. Al limitar los privilegios de administración, los permisos y el acceso a los datos sensibles, las organizaciones pueden crear un entorno más seguro y reducir significativamente el riesgo de fugas de datos.

Supervisión y actualización periódicas de los sistemas

Las actualizaciones y la supervisión continuas de los sistemas son esenciales para identificar vulnerabilidades y evitar fugas de datos. La comprobación y el mantenimiento periódicos de los sistemas informáticos, incluidos los dispositivos de red, la memoria del servidor, los enrutadores, los conmutadores y las aplicaciones, ayudan a garantizar un funcionamiento sin problemas y parches de seguridad actualizados.

La automatización puede ser una herramienta inestimable para mantener la seguridad de los sistemas a medida que las organizaciones crecen. Los procesos automatizados de supervisión y actualización pueden identificar posibles vulnerabilidades, parchear el software y garantizar medidas de seguridad coherentes en toda la organización.

Además, disponer de un plan de copias de seguridad de emergencia en caso de fuga de datos es vital para recuperar los datos de forma eficaz y satisfactoria, subsanar cualquier deficiencia y atender a las personas afectadas.

Cómo pueden ayudar los servicios profesionales a evitar las fugas de datos

Contratar servicios profesionales de ciberseguridad puede ayudar a las organizaciones a diseñar y aplicar estrategias eficaces de prevención de fugas de datos. Estos servicios pueden ayudar a identificar posibles vulnerabilidades, establecer medidas de seguridad sólidas y garantizar el cumplimiento de la normativa sobre protección de datos.

Fortinet ofrece servicios de protección nativos de la nube a través de su servicio FortiCNP. Estos servicios incluyen la gestión de riesgos y amenazas, la protección de datos y el cumplimiento de la seguridad de los datos. Al asociarse con servicios profesionales como FortiCNP, las organizaciones pueden reforzar sus esfuerzos de prevención de fugas de datos y proteger su información sensible frente a posibles amenazas.

Resumen

Las fugas de datos pueden tener graves consecuencias tanto para las personas como para las organizaciones. Al comprender las causas y los tipos de fugas de datos, las organizaciones pueden aplicar estrategias de prevención eficaces. Aumentar la concienciación y la formación de los empleados, adoptar protocolos de seguridad sólidos, supervisar y actualizar periódicamente los sistemas y contratar servicios profesionales de ciberseguridad son pasos cruciales para minimizar el riesgo de fugas de datos. No espere a que sea demasiado tarde: invierta hoy en la seguridad de los datos de su organización y proteja su información confidencial de posibles amenazas.

Cómo mantenerse seguro en línea:

  • Utilice contraseñas seguras: Utilice una contraseña única y compleja para cada cuenta. Un gestor de contraseñas puede ayudarle a generarlas y almacenarlas. Además, active la autenticación de dos factores (2FA) siempre que esté disponible.
  • Invierta en su seguridad: Comprar el mejor antivirus para Windows 11 es clave para su seguridad en línea. Un antivirus de alta calidad como Norton, McAfee o Bitdefender salvaguardará su PC de varias amenazas en línea, incluyendo malware, ransomware y spyware.
  • Tenga cuidado con los intentos de phishing: Sea precavido cuando reciba comunicaciones sospechosas que le pidan información personal. Las empresas legítimas nunca le pedirán datos confidenciales por correo electrónico o mensaje de texto. Antes de hacer clic en cualquier enlace, asegúrese de la autenticidad del remitente.
  • Manténgase informado: En nuestro blog cubrimos una amplia gama de temas de ciberseguridad. Y hay varias fuentes creíbles (en inglés) que ofrecen informes y recomendaciones sobre amenazas, como NIST, CISA, FBI, ENISA, Symantec, Verizon, Cisco, Crowdstrike y muchas más.

¡Manténgase seguro en Internet!

Preguntas más frecuentes

A continuación encontrará las preguntas más frecuentes.

¿Qué significa tener una fuga de datos?

Las fugas de datos se producen cuando la información se pone a disposición de personas u organizaciones no autorizadas, debido a un error humano o a una intención maliciosa. Las fugas de datos pueden provocar robos de identidad, ciberataques y violaciones de datos, por lo que es esencial que las organizaciones tomen las medidas adecuadas para proteger sus datos.

¿Hasta qué punto es grave una fuga de datos?

Una fuga de datos puede tener graves consecuencias, ya que la divulgación no autorizada de información confidencial podría dar lugar a robos de identidad, violaciones de datos o incluso la instalación de ransomware. Una seguridad y saneamiento deficientes de los datos, unos sistemas obsoletos y la falta de formación de los empleados pueden contribuir a una fuga de datos.

¿Fuga de datos significa hackeo?

No, fuga de datos no significa hackeo. Una fuga de datos puede producirse por una fuente interna que exponga la información, mientras que un hackeo suele referirse a una fuente externa que accede a la información sin permiso.

Autor: Tibor Moes

Autor: Tibor Moes

Fundador y redactor jefe de SoftwareLab

Tibor ha probado 39 programas antivirus y 30 servicios VPN, y posee un certificado de posgrado en ciberseguridad de la Universidad de Stanford.

Utiliza Norton para proteger sus dispositivos, CyberGhost para su privacidad y Dashlane para sus contraseñas.

Puede encontrarle en LinkedIn o ponerse en contacto con él aquí.